PUBLICIDAD

Protestas contra inmigrantes indocumentados en Iquique

El pasado fin de semana en la ciudad chilena de Iquique, el rechazo hacia los inmigrantes estalló en forma de protestas y actos de gran violencia.

Manifestantes quemaron el sábado pasado carpas, colchones, bolsos y hasta juguetes en un campamento de inmigrantes indocumentados. Las fuerzas públicas tuvieron que intervenir para controlar escaramuzas provocadas por algunas personas que querían agredir a los venezolanos que se encuentran en las calles.

Unas 5.000 personas salieron a manifestarse y se unieron al grito de «No más inmigración ilegal», durante las protestas abundaron las banderas chilenas.

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), manifestó su «preocupación por la situación de cientos de niños inmigrantes en Iquique y pide al Estado garantizar y proteger sus derechos, cumpliendo de esta manera con los tratados internacionales suscritos por el país”. Antes, el relator especial para los derechos humanos de los migrantes, Felipe González, había calificado lo sucedido como «inadmisible humillación contra migrantes vulnerables”.

La violenta protesta en Iquique ocurrió luego de que, el pasado viernes, los Carabineros desalojara de la Plaza  de Brasil, donde desde hace un año acampaban alrededor de cien familias,  la mayoría venezolanas y con numerosos niños.

El ministro del Interior de Chile, Rodrigo Delgado, manifestó su desacuerdo con la violenta protesta del sábado, pero dijo que el gobierno seguirá «con los desalojos en todos los espacios públicos que se requieran» y también «con el plan de expulsiones» de migrantes indocumentados.

Algunas personas que participaron de la manifestación se acercaron luego a los venezolanos afectados para pedirles disculpas y ayudarlos con dinero, ropa, comida y carpas. «Nos dijeron que nunca buscaron atacar a los venezolanos», sostuvo Daniel, un venezolano de 25 años, acompañado de otros migrantes. «Han venido a decirnos que ellos apoyaron la marcha para que el gobierno chileno nos encuentre refugio o nos ayude para no dormir en las calles», aseveró otro.

En Chile se estima que hay alrededor de 400 000 inmigrantes venezolanos, aunque podrían ser más, ya que un gran número ingresan por pasos clandestinos.

LaVibrante.Com