El gobierno ha empezado a analizar la posibilidad de vender su partición en empresas del sector público. Es el caso de la electrificadora ISA el más polémico hasta el momento, luego de que el día de hoy el Ministerio de Hacienda anunciara esta opción para la recaudación de fondos.

“Lo que estamos haciendo es contratar unos abogados para que nos ayuden a analizar cómo está la situación de ISA, si se fuera a vender cómo sería. Posteriormente se contrataría una banca de inversión”, declaró en entrevista con Blu radio, el Viceministro de hacienda Juan Alberto Londoño.

El proceso de venta cedería el 51% de las acciones que tiene el gobierno en la compañía, participación que costaría aproximadamente 3.000 millones de dolares para hacerse acreedora de una de las empresas de electricidad más grandes de latinoamerica, con presencia en Colombia, Brasil, Chile, Perú, Bolivia y Argentina que opera con 45.142 kilómetros de líneas de transmisión eléctrica.

La administración Duque planea obtener aproximadamente 3.000 millones de dólares  mediante la venta de activos, los que serían invertidos en obras de desarrollo. Esta decisión también tiene en la mira la venta del 8.9% de las acciones de Ecopetrol.

Comentarios