En el mes de octubre, WhatsApp presentó una demanda en contra del grupo Group NSO de Israel, debido a ataques cibernéticos por parte de la empresa. Lograron instalar de forma ilegal softwares de seguridad en teléfonos y otros dispositivos aprovechando un daño en la aplicación de mensajería.

WhatsApp culpa a la empresa de espiar a importantes personajes como periodistas, activistas de derechos humanos, políticos y diplomáticos de todo el mundo, aunque gran parte de ellos son de India. Por ejemplo, The Washington Post, afirmó que el dispositivo de Jamal Khashoggi periodista saudita, quien fue asesinada en el consulado de Arabia Saudita, estaba «infectado» con el software de la empresa israelí.

La compañía NSO Group, rechazó las denuncias y manifestó que su objetivo es tener una empresa empeñada a prestar servicios a los gobiernos para combatir el terrorismo. Por otro lado, debido a esta situación algunos usuarios de la aplicación optaron por buscar nuevas opciones distintas a WhatsApp, como Signal y Telegram.

A pesar de esto, WhatsApp se posiciona como una aplicación segura porque los mensajes, imágenes y otros archivos están cifrados de principio a fin, es decir, solo pueden mostrarse en el dispositivo del remitente o del destinatario.

loading...

Comentarios