La Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) firmó en agosto pasado el acta de inicio del corredor vial Bucaramanga-Pamplona, que permitió el inicio de las obras de los 133,4 kilómetros, que unirán a la capital santandereana con el municipio de Pamplona, en Norte de Santander.

Cuando la obra esté finalizada, se disminuirán los problemas de movilidad, principalmente, en la zona metropolitana de Bucaramanga, ya que los usuarios que viajan desde el centro del país a Cúcuta, ahorrarán 45 minutos de viaje,  aproximadamente. Incluso se reducirán los costos en combustible y gastos de viaje en el desplazamiento.

“Estamos mejorando la conectividad de Santander, queremos que este departamento siga fortaleciendo su crecimiento económico, social, turístico, y sobre todo, que sea uno de los primeros en concretar el multimodalismo como ejemplo de integración en todas sus formas de transporte”, afirmó el Presidente de la ANI, Manuel Felipe Gutiérrez.

Las obras adicionales en este corredor vial consisten en la estabilización de taludes en sitios inestables para controlar la erosión entre Bucaramanga y Cuestaboba. Igualmente, entre Cuestaboba y Pamplona se construyeron estructuras de contención para prevenir pérdidas de la banca.

Se han realizado más de 56 obras adicionales que han permitido canalizar el agua en época de intensas lluvias, lo que se traduce en mejor movilidad para los viajeros y también prevención de deslizamientos.

“Bucaramanga-Pamplona es un proyecto que nos pedían todos los santandereanos y muy pronto podrán disfrutar de los beneficios que trae esta vía de cuarta generación”, agregó el Presidente de la ANI.

El proyecto Bucaramanga-Pamplona ha generado hasta el momento 576 empleos directos y 285 indirectos.

Este corredor tiene un tráfico promedio diario (TDP) de 2.400 vehículos.

Se proyecta que la ejecución de la obra, que tiene una inversión de $1.7 billones, dure cerca de 34 meses.

loading...

Comentarios