PUBLICIDAD

Italia cierra todos los colegios, universidades y estadios deportivos del país para frenar al coronavirus

La situación es “muy seria”, admite el gobierno de Italia por primera vez. Y decretó este miércoles el cierre a partir de mañana de todas las escuelas, universidades y estadios deportivos del país hasta el 15 de marzo.

En el país, aumenta cada vez más rápido el número de contagiados por el coronavirus, que suman más de 2500 personas. En tres días se duplicó el número de muertos que ahora llega a 79. De allí, que el gobierno decidiera un plan para cerrar las escuelas y las universidades de todo el país, incluido en el centro y el sur donde en una docena de regiones los contagiados son pocos y no hay muertos que lamentar.

El único consuelo es que aumentaron a 146 los que han vencido su batalla personal contra la peste que viene de China, pero que ahora es un virus mutante que adquirió un rostro italiano.

Ahora se escuchan apelaciones concretas. “Los mayores de 65 años deben quedarse en sus casas para evitar contagios”. La gran mayoría de los muertos, que muy pronto llegarán a un centenar, son ancianos mayores de 75 años que padecen otros achaques y enfermedades y cuerpos gastados por la avanzada edad. El aislamiento colectivo sigue siendo el único, patético, remedio eficaz para detener la epidemia.

El director de la Protección Civil, Angelo Borrelli, que todos los días lee nerviosamente la lista de contagiados, y muertos, los infectados enviados a sus casas en cuarentena porque son asintomáticos, los que son internados en los hospitales, en particular en la terapia intensiva, Todo el país lo sigue por televisión a las 18 hora local (cuatro horas menos en Argentina). Borrelli parece el portavoz de una guerra.