Foto: Twitter: @JJTrellezV

Luego del estrangulamiento del cauce del río Cauca, que causó graves consecuencias para el medio ambiente de ese sector, EPM anunció, mediante un comunicado, que poco a poco se irá normalizando el caudal de este importante afluente.

El pasado 7 de febrero, se bloqueó temporalmente la tercera de cuatro compuertas de la presa, lo que suspendió de inmediato el paso de las aguas del río Cauca. Se esperaba que el cierre de estas se hiciera en unos meses, pero tuvieron que apresurar este procedimiento para evitar un colapso que pondría en riesgo la obra, pero más importante aún, la vida y propiedades de los residentes de las comunidades del Bajo Cauca antioqueño.

El impacto económico y ambiental a estas comunidades ha sido enorme, pues han muerto miles de peses, que afectaron directamente a más de 30 mil pescadores de esta zona. Esto, sin contar aspectos como los acueductos locales y el riego de cultivos que dependen de este río.

“El caudal del río aumentará poco a poco hasta alcanzar un nivel común para esta época del año y muy similar al que los habitantes del Bajo Cauca observaban hace una semana, antes del cierre de la segunda compuerta de captación”, puntualizó EPM en su comunicado.

Antes este panorama, no muy alentador, que podría perjudicar a por lo menos 15 municipios ubicados en el área donde se ejecuta este proyecto, la Procuraduría General de la Nación considera urgente que actúen las entidades del Estado encargadas, y por ende, “se hace necesario la adopción de medidas urgentes bajo estándares de debida diligencia a cargo de los organismos de control y supervisión, proporcionales al grado de riesgo y daño que representa Hidroituango”, afirmó el organismo público.

También, mientras se normaliza por completo el cauce del río Cauca, la indicación es evitar realizar actividades de barequeo, pesca o transporte por el río.

Comentarios