Google anunció una nueva plataforma de videojuegos ‘en streaming’ que se apoya de centros de datos de la compañía y promete resoluciones 4K con acceso desde distintas pantallas: computadores, terminales móviles y televisores.

La plataforma se llama Stadia y se aloja en la nube, por lo que es considerada como el Netflix de los Videojuegos. Los usuarios que accedan a ella pagarán una suscripción para entrar al catálogo de videojuegos y no tendrán que comprar una nueva consola para disfrutar de ellos.

Otra característica de Stadia será su relación con otros servicios que ya ofrece Google, como YouTube. Para usar Stadia solo es imprescindible una conexión a Internet y una pantalla. Los usuarios tampoco necesitan descargar programas, actualizaciones o realizar instalaciones de ningún tipo.

Una de las opciones de la plataforma es compartir la experiencia de juego con otros ‘gamers’, en donde ellos vean y puedan integrarse a la partida en el punto en el que el jugador que estaban viendo ha terminado.

Junto con Stadia se anunció un mando clásico de videojuegos que se conecta a través de Wi-Fi y que pretende reducir el tiempo de respuesta del servidor. En el control habrá un botón de captura para compartir clips en YouTube y otro de asistencia que se encargará de llamar al Asistente de Google para solicitar ayuda o pistas en el momento.

Aún continúa siendo misterio el costo de Stadia y su lanzamiento al mercado, aunque se espera que esté disponible en países seleccionados (Estados Unidos, Canadá y gran parte de Europa).

Stadia no es la primera en ofrecer este tipo de servicios, en el 2010 se lanzó OnLive como una alternativa ‘streaming’ de los videojuegos, sin embargo, cerró sus oficinas en 2012.

Google también planea desarrollar sus propios videojuegos a través de Stadia Games and Entertaiment. Jade Raymond, ex ejecutiva de la empresa de juegos Ubisof, será la cabeza de la naciente compañía.

Comentarios