Cortesía Noticias RCN
Cuando se habla del impulso de las artes plásticas, del canto lírico y de las artes en general en Colombia, el nombre de Gloria Zea (QEPD) es uno de los principales referentes.

Gloria Zea dedicó su vida a que la producción artística y a la gestión cultural desde entidades académicas, privadas y públicas. Gracias a su labor, la producción nacional fuera reconocida no solo en Colombia, sino en el ámbito internacional.

Estudió Filosofía en la Universidad de los Andes, institución en la que también fue decana de la Facultad de Artes. De su unión marital con el maestro Fernando Botero, tuvo tres hijos: Fernando, Lina y Juan Carlos.

Lideró por más de 40 años el Museo de Arte Moderno de Bogotá (Mambo); también impulsó la Ópera de Colombia y el Camerín del Carmen, una de las salas de artes vivas más emblemáticas de la capital.

Gloria Zea fue directora de Colcultura durante ocho años, la entidad que en la década de los 90’s se convirtió en el hoy Ministerio de Cultura. Bajo su dirección, Colcultura impulsó la ópera en el país y dinamizó la emisión de libros de literatura, sociología e historia, alcanzando la publicación de más de 1000 títulos.

Algunos destacan de su gestión la visión que tenía para la gestión cultural. En un época de poca conectividad y menor circulación de arte internacional en Colombia, Zea logró que los trabajos de los maestros Pablo Picasso y Marc Chagall fueran admirados en vivo por los colombianos.

“Lamentamos el fallecimiento de la gestora cultural, Gloria Zea, quien lideró proyectos de gran envergadura para el país, como la creación del Museo de Arte Moderno de Bogotá y el sostenimiento de la Ópera de Colombia”, afirmó la ministra de Cultura, Carmen Inés Vásquez Camacho.

Entre sus muchos éxitos profesionales se encuentra obtención y ampliación de los terrenos que en la actualidad ocupa el Museo de Arte Moderno de Bogotá; y el desarrollo de edificación donde funciona este museo por parte del reconocido arquitecto Rogelio Salmona; la restauración del Camarín del Carmen en 1988, del Museo Nacional, del Museo de Arte Colonial de Bogotá y la Biblioteca Nacional; además fue gran impulsora de restauraciones del Teatro Colón de Bogotá, que es hoy día uno de los mayores escenarios de artes vivas de Latinoamérica.

“En el Ministerio de Cultura estamos seguros que su ejemplo y legado seguirán impulsando este sector tan diverso, potente y de calidad que ella ayudó a construir” expresó la Ministra de Cultura.

Comentarios