A través de un derecho de petición, los parientes de tres integrantes de un equipo periodístico ecuatoriano, secuestrados y asesinados por disidencias de las FARC, solicitaron al Ministerio de Defensa Colombiano, claridades sobre los hechos de la tragedia que acabó con la vida de los periodistas.

La carta, dirigida a Guillermo Botero, Ministro de Defensa, está firmada por familiares del periodista Javier Ortega, el fotógrafo Paúl Rivas, y el conductor Efraín Segarra. Estos fueron secuestrados el 26 de marzo de 2018, en zona de Las Esmeraldas, frontera entre Ecuador y Colombia.

En el escrito preguntan sobre la noticia de liberación que se difundió el 28 de marzo, dos días después del secuestro. César Navas, entonces ministro del Interior de Ecuador, reconoció  que el intento de rescate si existió, pero que se truncó, aparentemente por operaciones militares en la frontera.

Otro suceso que piden aclarar tiene que ver con la frustración de la liberación de los periodistas. Según la carta, el fracaso de la maniobra se dio, según las fuentes consultadas, por ataques y hostigamientos ejecutados en esa zona.

“Pese a que todos los elementos indican que la liberación sí se produjo, esta línea de investigación debe ser analizada y por ello la documentación, así como el testimonio de quienes tuvieron conocimiento de este hecho en Colombia”, dice la misiva.

Las dudas de los familiares, surgen, en su mayoría, después de la publicación del libro ‘Rehenes’, un trabajo investigativo realizado por los periodistas ecuatorianos Arturo Torres y María Belén Arroyo. Allí hablan sobre la situación fronteriza, y los sucesos que llevaron al secuestro y posterior asesinato de sus colegas.

Familiares de los comunicadores ultimados, asistieron el pasado octubre a una reunión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Allí, presentaron un informe que habla sobre la supuesta negligencia de la Fiscalía de Ecuador en la indagación del caso.

Alias ‘Guacho’ líder del frente ‘Oliver Sinisterra’, fue asesinado el 21 de diciembre del 2018, en Tumaco, Nariño. Cayó en una operación de seguridad, ejecutada por el Ejército colombiano

Comentarios