PUBLICIDAD

50 jovenes de Barranquilla se capacitaron en temas de liderazgo y gestión de proyectos – @alcaldiabquilla

“Si nosotros –los jóvenes– queremos un cambio, tenemos que ser actores de cambio. La importancia de los proyectos de liderazgo radica en cómo nosotros vamos a servir en nuestra sociedad”, dijo Daniela Arias minutos previos a recibir el diploma que la certifica como participante de la primera Escuela de Liderazgo, estrategia de la Alcaldía de Barranquilla que, desde el programa de Juventud de la Secretaría de Gestión Social ‘Quilla Joven’, tiene como objetivo formar más y mejores líderes en la ciudad.

“Esto es un logro para mí y para todos mis compañeros. Es un momento de aprendizaje, siento que quedaron experiencias que nunca se van a borrar de nuestra memoria. Fue un proceso de 6 meses de arduo trabajo, disciplina, constancia, donde presentamos nuestros proyectos y estos proyectos se vieron reflejados y fueron implementados en nuestras comunidades”, aseguró.

Con 18 años, Daniela ya hace parte del Voluntariado Cívico, de la Oficina de Cultura Ciudadana, el cual ha llegado a distintos sectores de la Barranquilla. En su caso, desde el barrio Las Palmas ha logrado poner en práctica los conocimientos adquiridos.

“En Las Palmas estamos llevando a cabo un proyecto de economía circular, igualmente soy voluntaria cívica y estamos trabajando en equipo con un proyecto de cultura ciudadana y con un proyecto ambiental”, destacó.

El alcalde Jaime Pumarejo Heins, quien asistió a la ceremonia de graduación con el secretario de Gestión Social, Santiago Vásquez, dio un mensaje a los 50 graduandos que desde hoy tendrán como misión personal cambiar realidades en sus entornos. Y anunció, además, que se proyecta que para el próximo año sean 100 beneficiarios.

“El taller es algo que llevarán dentro de sí. La educación no se pierde y es la mejor inversión, aprovéchenla. Hoy tienen algo que está muy necesitado en el mundo: la capacidad de cambiar las realidades de nuestro entorno”, dijo.

Con anécdotas de sus experiencias en distintos ámbitos laborales, el mandatario distrital les recordó que el camino al éxito nunca es fácil y que en sus vidas habrá derrotas y también triunfos.

“Las cosas que más me han enseñado a mí han sido mis derrotas. He aprendido que un líder es donde esté y para lo que esté. El líder pone a la gente a soñar, por eso, para unirnos y para volvernos uno solo tenemos que inspirar y dar ejemplo”, aseguró.

Los jóvenes graduados tuvieron la oportunidad de disfrutar 50 horas de coaching y 156 horas de formación, dictadas por docentes de la Universidad del Norte, en temas como gestión territorial, políticas públicas, gestión de proyectos y liderazgo. Adicionalmente, a lo largo del proceso, conformaron grupos para construir proyectos de impacto, de los cuales fueron premiadas las cinco mejores iniciativas con acceso a capital semilla para ejecutarlas en distintos territorios.

Esta escuela dio la oportunidad a jóvenes de todas las localidades de la ciudad de enriquecer sus conocimientos en temas de liderazgo, pero también creó una red de trabajo juvenil, la cual está conformada por estos jóvenes dispuestos a generar acciones para transformar sus entornos.

El rector de la Universidad del Norte, Adolfo Meisel Roca, manifestó que desde la academia se deben formar buenas personas y buenos profesionales, por lo que quiere que todos los estudiantes tengan las habilidades de liderazgo que se necesitan.

LaVibrante.Com