PUBLICIDAD

SoundCloud Royalty Shift: el primer paso para devolver las decisiones musicales a los fanáticos

La escena musical latinoamericana se beneficia más que cualquier otra región

*Brian Malouf, fundador de los DJOOKY Music Awards es un productor, ingeniero y mezclador estadounidense multiplatino que ha trabajado con Michael Jackson, Queen, Madonna, Pearl Jam, Stevie Wonder y otros artistas de fama mundial.

El mes pasado, el proveedor de transmisión de música SoundCloud, anunció que la gratificación de sus artistas se basará y será capitalizada por sus seguidores y fanáticos. Este sistema de regalías basado en “la opinión de los fans” se hará válido a partir del 1 de abril y sustituirá al sistema tradicional de “grupo”, por medio del cual el apoyo económico a los artistas se basaba en la cantidad de descargas totales

El cambio que aplicará SoundCloud se convierte en un paso significativo hacia la restauración del concepto de “música popular y se convierte en una nueva forma de impulsar el talento de los artistas y compositores de todo el mundo y de hacer valer la opinión de sus fans.

El poder de los seguidores

La llegada de Internet marco una etapa de desconexión entre las empresas de producción musical y sus artistas. El poder de difusión y de decisión quedó en manos de las empresas de telefonía y cable, plataformas de redes sociales y proveedores de hardware, ya que cada uno de estos actores tiene diversos roles e intereses en la propagación de música original; haciendo notable la poca conexión entre los fans y los artistas.

Con esto no sugiero que antes del Internet todo fuera el cielo y la luz, sin embargo, los profesionales de artistas y repertorio (A&R) disfrutaban de un voto decisivo acerca de qué grupos se inscribían o cuales promocionarían, y lo hacían con base en un profundo conocimiento de las audiencias, a menudo las conocían hasta el punto de la obsesión.

En ese entonces, los profesionales de A&R daban muestra del verdadero significado y potencial de la música. Para ellos, la música era un negocio: ¡era poco probable que se distrajera con las ventas de hardware o los ingresos que obtenían por cada usuario cuando buscaban talento!

Actualmente, la realidad es diferente para los futuros músicos y compositores, ya que se enfrentan a un sistema basado en la monetización e impulso de la participación de mercado, en lugar de un talento.

Una investigación realizada este año por el Centre National de la Musique de Francia resume la situación a la perfección: el 10% de todos los ingresos de Spotify y Deezer se dirigen solo a 10 artistas. Esto representa una gran cuota de mercado (para los 10 afortunados), en comparación con los miles de estilos y géneros que buscan una audiencia.

¿Porque es esto importante? Los ingresos por ventas de música grabada en América Latina aumentaron un 19% durante el transcurso de 2019 (esta es la última cifra disponible en el mercado), sin incluir los ingresos por rendimiento, marketing y otros asociados.

Si bien el COVID-19 ha afectado gravemente los ingresos de conciertos y salas, las cifras que refleja el mercado estadounidense representan una guía acerca de las ventas registradas, y se estima que continuarán creciendo a pesar de la pandemia.

No obstante, además del crecimiento económico y los empleos generados, la música, en particular la composición original, representa una de las formas más profundas y personales de autoexpresión. No solo para el compositor o artista, sino también para aquellos cuyas vidas cambian al escuchar cada canción. Estos sentimientos no se reducen a la representación de diez artistas “afortunados” que dominan Spotify.

 De acuerdo con Chartmetric el origen de las tendencias musicales y los éxitos de la región, se encuentran en diversas ciudades de América Latina (y del sur y sudeste de Asia), en donde los seguidores pueden interactuar de manera más rápida y sencilla con artistas nuevos o emergentes sin importar cuál sea su mercado de origen.

Esta tendencia fue evidente entre 1955 y 1999, pues 455 sencillos de 117 artistas latinos llegaron al Billboard Top 100, incluidos Chicano, Richie Valens y Miami Sound Machine. Según la investigación “(de América Latina). . . . 658 millones de personas están haciendo crecer su participación en la industria musical mundial más rápido que cualquier otra persona en el mundo”.

Soy consciente de que América Latina tiene una historia de detección y fomento del talento musical. Esto se confirmó en la última edición de los premios globales Djooky Music Awards, en donde el segundo lugar lo obtuvo el artista chileno Verdugoivf.

Pero el papel fundamental de Latinoamérica en el sector musical tambalea a medida que la industria se consolida en torno a géneros “probados y comprobados”.

Por eso, el esquema de regalías “basado en fanáticos” de SoundCloud representa un paso más en la dirección correcta. Pero, para que los artistas y compositores de América Latina alcancen su potencial, toda la industria necesita volver a sus fundamentos: ese vínculo único entre el artista y su audiencia.

 

Por: Brian Malouf, productor musical multiplatino*

 


También le puede interesar:

Con Djooky gana hasta US$1.000 descubriendo a los mejores talentos de la música

LaVibrante.Com