Lo que empezó como un juego entre hermanos terminó en tragedia para una familia en Santander.

Dos menores de 12 y 13 años se encontraban solos, comenzaron a jugar con un arma de fuego y uno de ellos apuntó a la cabeza de su hermano y el arma se accionó de manera accidental.

“El mayor, que tiene 13 años, accionó la escopeta, y le disparó a su hermano, un menor de 12 años quien murió de manera inmediata” señaló el comandante de la Policía de Santander, el Coronel Carlos Julio Cabrera.

Según José Cruz, el padre de los menores, el disparo le produjo de forma inmediata la muerte a su hijo de 12 años.

“Hace año y medio que compré esa maldita escopeta porque la finca es productora de gallinas, así que la necesitaba para espantar a los faras que venían a comérselas. Jamás imaginé que mis hijos iban a encontrarla, pues la tenía muy escondida en un sitio donde ellos no sabían que estaba”, contó Cruz.

Información entregada al diario Vanguardia, relata que al momento de la tragedia los niños se encontraban en la finca bajo la supervisión de sus hermanos mayores.

“Ese día me fui con la mujer al entierro de un vecino y los cinco hijos que tenemos se quedaron en la casa. Los dos del medio se pusieron a jugar en el cuarto de nosotros, encontraron la escopeta y pasó este accidente”, agregó José.

El niño que accionó el arma de fuego, fue aprehendido a las autoridades para que definan la situación del menor, un caso que ya es de conocimiento del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.

Las honras fúnebres del pequeño serán en el casco urbano del municipio de El Carmen de Chucurí.

loading...

Comentarios