PUBLICIDAD

Netflix podría perder cuatro millones de suscriptores en EEUU en el 2020

Los mandos de la base aeronaval de Corpus Christi (Texas) declararon esta mañana una alerta tras la detención de un sospechoso armado y ordenaron al personal que se mantuviera en sus puestos.

“Este no es un simulacro”, se lee en un mensaje en la cuenta de Facebook de la base, que instaba al personal a protegerse en el lugar en el que estuviesen y le advertía de que la base estaba cerrada y en estado de alerta.

El mensaje fue actualizado pocos minutos después indicando que había “un sospechoso bajo custodia”, aunque no ha dado datos de su identidad.

La alerta y el cierre de la base fueron levantados cerca de una hora después, sin que se sepan detalles del motivo de la emergencia.

La semana pasada un militar saudí, que recibía instrucción en la Estación Aeronaval de Pensacola (Florida) mató a tres personas y la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) indicó que se analiza el caso como un posible acto terrorista.

Tras ese ataque, el Pentágono ha suspendido de forma indefinida las prácticas de entrenamiento militar a los cerca de 900 estudiantes saudíes repartidos por bases estadounidenses, quienes seguirán recibiendo formación teórica.

La suspensión de las prácticas militares a los saudíes se engloba en una revisión del Pentágono sobre los protocolos con sus estudiantes extranjeros. En la actualidad hay cerca de 5.200 militares extranjeros en formación en EE.UU., aunque la suspensión por el momento solo afecta a los saudíes.

El atacante, que fue abatido por policías, ha sido identificado como Mohammed Alshamrani, un segundo teniente de la Fuerza Aérea saudí que además de matar a tres personas hirió a otras ocho.

El FBI ha asegurado que tiene ochenta agentes especiales dedicados exclusivamente al caso, además de otros recursos, y que solo va a dar información “precisa” que corresponda a “hechos”, no a sospechas, para evitar la “desinformación”.

El pasado 4 de diciembre también se produjo un tiroteo en la base naval de Pearl Harbor, en Hawái, en el que un marinero estadounidense mató a dos contratistas civiles de la base y dejó herido de bala a un tercero antes de suicidarse.