Mujer estuvo tres días en el hospital porque su perrita defecó en su cara

Los hechos se dieron mientras la mujer se encontraba tomando una siesta en su cama, cuando la perrita de su hija defecó en su boca.
Al parecer, la perrita «Belle» estaba enferma ya que en ese momento presentaba una diarrea.

«Estaba tomando mi siesta de la tarde con Belle, como siempre lo hago, cuando de repente sentí que algo salía a chorros en mi boca», relató Amanda Gommo, la mujer afectada.

Además, añadió que «Fue repugnante y estuve escupiendo durante horas después. Simplemente no podía quitarme el sabor de la boca».

La hija de Amanda llevó a la perrita al veterinario, en donde establecieron que tenía un virus estomacal.
Ese mismo día, la británica de 51 años empezó a manifestar los mismos síntomas de la perrita enferma, y de manera inmediata solicitó ayuda médica.
Tres analgésicos le fueron recetados para los calambres estomacales, además de indicarle que tomara mucha agua para descartar cualquier potencial infección.

En cambio, se agravaron sus síntomas en el transcurso de las siguientes 48 horas:
«Estaba tan deshidratada por la diarrea que mis riñones se habían reducido a la mitad de su tamaño», reveló.

Antes de que la trasladaran a un hospital local, Gommo llamó a una ambulancia.
Ya en el hospital, los galenos le diagnosticaron una infección gastrointestinal que había pasado mediante las heces de la perrita a su boca.

Permaneció bajo observación por tres días en tanto que se le realizaba una rehidratación con glucosa y electrolitos que había perdido a causa del desagradable suceso.

«Mi historia clínica decía que había sufrido una infección gastrointestinal causada por un perro que defecó en mi boca, algo que los médicos nunca habían presenciado antes», aseguró.

Por último, Gommo sostuvo que continúa recuperándose. Entretanto, la perrita Belle ya se ha recuperado de su virus.
Debido a la situación, la británica comentó: «He perdonado a Belle por su pequeño accidente y aún la amo con todo mi corazón… Pero definitivamente seré más consciente de en qué posición dormiremos en el futuro!».