PUBLICIDAD

Mira por qué la policía tuvo que derribar la puerta de la casa de Lindsay Lohan

Según TKM, luego de que la actriz denunciara en las redes sociales que su prometido, Egor Tarabasov, la había engañado con una prostituta rusa, se escucharon gritos y pedidos de ayuda provenientes de su hogar. Pero cuando la policía llegó al lugar, el apartamento estaba vacío.

El pasado sábado por la madrugada, los vecinos alertaron a la policía de un caso de violencia verbal entre la pareja. También filmaron la pelea, y el periódico británico The Sun publicó un vídeo donde se ve a Lindsay pidiendo ayuda a gritos desde el balcón.

En la grabación, se puede ver a Lindsay acusando a Egor de haber intentado “estrangularla” y exigiéndole que abandonara la propiedad cuanto antes.“Ayuda, ayuda, por favor, me ha intentado estrangular y casi me mata. Vete ahora mismo de mi casa. No se te ocurra volverlo a hacer. Estás loco, estás enfermo y necesitas ayuda”.

La policía llegó diez minutos más tarde y tuvo que forzar la puerta de la casa, pero cuando ingresaron ya no había nadie dentro. Pero según un comunicado emitido por la policía metropolitana, horas después Lindsay y Egor fueron encontrados en perfectas condiciones.

“Los agentes hicieron acto de presencia en la zona tras recibir llamadas de varios vecinos preocupados por un altercado doméstico que se estaba produciendo en la calle. Tuvieron que forzar la puerta para poder entrar en la casa. No había nadie dentro, pero se llevaron a cabo las investigaciones oportunas para hallar a sus ocupantes y estos fueron encontrados sanos y salvos.”

Varias de las personas que viven cerca de ella, le revelaron a The Sun que el incidente los había sorprendido en medio de la noche y que había perturbado la tranquilidad del distrito de Knightsbridge, que está poco acostumbrado a este tipo de peleas. Uno de los testigos reveló: “En mi casa todos nos levantamos alterados y acabamos muy preocupados por el bienestar de la chica, que no paraba de gritar. Parecía que algo muy grave estaba pasando. Al rato llegaron varios coches de policía y todos los vecinos estaban ya asomados desde sus ventanas para enterarse de qué había pasado.”