LAVIBRANTE.COM MEDIO DE COMUNICACIÓN

Mamá fabrica ventiladores con extractores de leche

Personas de todo el mundo han empezado a llenarse de creatividad para apoyar a los sistemas de salud, debido al déficit que hay en los equipos médicos para el manejo de la enfermedad.

A medida que los contagios aumentan en los Estados Unidos, ha sido evidente que los hospitales necesitan los ventiladores para  salvar las vidas. La sociedad de cuidados intensivos a calculado que alrededor de 960.000 personas en ese país necesitaran un ventilador en algún momento de la crisis, pero el sistema de salud solo cuenta con 200.000 ventiladores. Puede que la enfermedad no mate, pero el hecho de no estar preparados para afrontarla si.

En Europa también se ha manifestado que tienen pocos equipos para el creciente número de contagiados. No obstante sus gobiernos han empleado tácticas utilizadas en la guerra, para que así las fábricas fabriquen más ventiladores y dejen de exportarlos, mientras que en Estados Unidos las desiciones del Gobierno avanzan de forma lenta.

Frente a este panorama, un equipo de ingenieros en Maryland creen que pueden ayudar a los hospitales a salvar vidas al dar un nuevo propósito a los extractores de leche antiguos. Brandi Gerstner,  esposjunto a su esposo Grant Gerstner, Alex Scott y Rachel LaBatt descubrieron que reversar la succión del aparato lo convierte en una especie de ventilador.

“Un extractor trabaja a partir de intervalos pulsantes”,explicó Brandi a The Bay Net. Siendo un aparato biomédico el cual se puede desinfectar y que ha sido aprobado por la Administración de Alimentos y Drogas. 

“Lo maravilloso de encontrar en los extractores de leche una solución potencial, es que muchos de ellos se pueden encontrar gratuitamente en los clósets y los depósitos de muchas mamás”, dijo Brandi.

Lograr patentar la idea requiere tiempo y trabajo, pero aún así no están dispuestos  a darse por vencidos. Brandi dijo “Estoy muy esperanzada en que encontremos los colaboradores adecuados en la comunidad biomédica para que el diseño sea validado y replicado tan rápido como sea posible. Nuestra creación podría llegar muy pronto a un laboratorio de simulación biomédica y a los hospitales”.