PUBLICIDAD

Los Padres de San Diego, el equipo a batir en el 2021 en las Grandes Ligas

La adquisición de los abridores estelares el derecho japonés Yu Darvish y el zurdo Blake Snell junto al joven torpedero surcoreano Ha-seong Kim, en un periodos de 24 horas, ha permitido a los Padres de San Diego comenzar el 2021 como el equipo a batir en la Liga Nacional y en las Mayores.

Aunque enfrente tendrán a los actuales campeones de la Serie Mundial, sus poderosos rivales californianos de los Dodgers de Los Angeles, actuales campeones de la Serie Mundial.

El profesional que ha hecho posible la reconstrucción de los Padres como equipo con aspiraciones al título del ‘Clásico de Otoño’ ha sido el gerente general del equipo de San Diego, A.J. Preller, quien durante años ha trabajado en silencio, primero en la formación de una cartera de jóvenes promesas, que luego le han servido para adquirir a las codiciadas figuras.

Tras años de duro trabajo en el más completo anonimato, Preller ha conseguido que toda la organización de los Padres se sienta por primera vez emocionada ante el brillante futuro que les espera dentro de las Grandes Ligas con un plan que tienen establecido de cara a las próximas cinco temporadas.

Mientras que Preller ha vuelto en los últimos cinco meses a ser el gerente general agresivo de siempre. Los Padres ganaron la fecha límite de cambios en agosto con seis transacciones en un período de un fin de semana.

Ahora han generado un gran impacto en un receso de temporada tranquilo para el resto de los equipos, mientras que su organización conseguía primero a Snell (en un cambio donde el barranquillero LuisPatiño fue usado como moneda de cambio), luego a Darvish y cerraban con Kim.

Cada uno de los tres grandes fichajes se han mostrado emocionados con llegar a su nueva organización y deseando que cuanto antes pueda comenzar la competición para devolver en el diamante, con su aportación, toda la gran confianza que han puesto los Padres en sus cualidades como peloteros de cara a conseguir el título de la Serie Mundial, que es sin duda el gran objetivo de todos.

Por algo, Preller ha cambiado nada menos que a 16 jugadores, en su mayoría jóvenes promesas, antes de la fecha límite que se cierren los traspasos, incluidos nueve en las últimas 36 horas.

Todo este trabajo realizado por Preller no solo va a beneficiar a los Padres sino también al resto de los equipos que han conseguido a jóvenes promesas, que en la mayoría de los casos se van a convertir en peloteros productivos con opción a ser importantes dentro de las Grandes Ligas.

Pero la realidad de los Padres será la que acapara toda la atención en el béisbol de las Mayores después haberse convertido en el primer equipo en la historia que ha conseguido, en un mismo día, a lanzadores que se encontraron entre los dos primeros puestos de las votación al premio de Cy Young en las últimas tres temporadas.

Snell y Darvish se unirán al dominicano Dinelson Lamet en la rotación para los tres primeros lugares. Chris Paddack ha mostrado destellos de as y ahora ocupará el cuarto puesto.

Además, detrás de Paddack, los Padres también cuentan con un grupo de lanzadores plenos de talento, como es el caso del cubano Adrián Morejón, Ryan Weathers y la joven promesa, líder entre los serpentineros, según MLB Pipeline, McKenzie Gore.

Por su parte, el veterano Mike Clevinger, quien se sometió a la cirugía Tommy John en noviembre, volverá en el 2022 y hará que los Padres sean aun más poderosos con su pitcheo.

Precisamente ha sido la visión de presente y futuro lo que ha guiado a Preller en toda su actividad agresiva a la hora de completar los movimientos que ha realizado dentro de la plantilla.

Snell y Darvish están bajo contrato hasta el 2023 y Kim hasta el 2024. El grupo de adquisiciones en la fecha límite consiste de jugadores con múltiples años de control, incluido Clevinger.

Preller siempre ha reiterado y defendido la filosofía que cuando se desprende de jóvenes promesas cargadas de talento lo más importante es cerrar traspasos que encajen los planes del equipos a corto y largo plazo.

La mejor muestra de esa filosofía de Preller ha sido ver como los Padres de su sistema de formación de ligas menores ya están recibiendo grandes aportaciones de Paddack, Lamet y el jugador de cuadro dominicano Fernando Tatis Jr., mientras que tienen listos para subir al primer equipo, en cualquier momento a Gore, CJ Abrams y receptor hispano Luis Campusano.

De ahí, que Preller siempre es consciente que algunas de las mejores promesas antes que lleguen a las Grandes Ligas, de cara a conseguir jugadores ya formados, tienen que salir.

Lo importante es que gracias a ellos, los Padres, que en el 2020, llegaron a su primera postemporada en 14 años y terminaron con el segundo mejor récord en la Liga Nacional, ahora se han convertido, por primera vez, en varias décadas en máximos aspirantes al título de la Serie Mundial.

LaVibrante.Com