Si bien ya tiene una buena cantidad de papeles difíciles a su espalda, el actor venezolano Édgar Ramírez aseguró que dar vida al legendario boxeador panameño Roberto Durán en la película Hands of Stone, junto a Robert De Niro,  ha sido uno de sus mayores desafíos profesionales. “Mi mayor reto fue convertirme en boxeador, además de tratar de emular y de ponerme en los zapatos del boxeador latinoamericano más legendario de toda la historia”, explicó en una entrevista para la revista People en Español.

Compartir rodaje con De Niro le permitió acercarse a un mito viviente del cine al que admira y confiesa que «fue maravilloso, Robert es como un tío para mí». Además del reto interpretativo, también tuvo que pasar por una transformación física para encarnar al boxeador. «Tuve que adelgazar como 10 kilos para este personaje. Fue un entrenamiento casi de un año en Panamá. Tuve que transformarme en un peso ligero”.  No es la primera vez que Ramírez tiene que meterse en la piel de una figura histórica, luego de que fuera Simón Bolívar en El Libertador y Carlos el Chacal en la miniserie Carlos, papel con el que se dio a conocer al gran público. Con información de LV

Comentarios