El Ministerio de Salud y Protección Social estructuró una Política Nacional en la que esta situación, que afecta el bienestar y la vida digna de los ciudadanos, es abordada como un problema de salud pública.

Juan Pablo Uribe Restrepo, ministro de Salud y Protección Social, afirmó que la patología mental es hoy la segunda causa de enfermedad en el país y que, sin duda, sería la primera si todos pudieran hablar sin tabúes de ella y se mejorara el diagnóstico, aspectos iniciales que busca la Política de Salud Mental.

Agregó que, para abordar la situación, el Ministerio está priorizando los territorios con indicadores y metas concretas. El objetivo del MinSalud es que el acceso a los servicios de salud mental se incremente un 5 por ciento; que el inicio en el uso de sustancias psicoactivas sea más tardío en 2 años; que la percepción social para las personas con trastornos mentales crezca 30%; que los programas de intervenciones colectivas se implementen de manera oportuna, y que las tasas de suicidio en adolescentes y adultos mayores se reduzca.

Sobre la Política Integral para la Prevención y Atención del Consumo de Sustancias Psicoactivas, dijo que tiene como principios rectores el desarrollo humano, la vida digna, la inclusión, la no discriminación y la integralidad. «Tiene un componente grande de promoción y prevención del consumo de estas sustancias, hasta el tratamiento completo de las personas y comunidades en riesgo o afectadas, siembre bajo su voluntariedad, rehabilitación, apoyo social y trabajo intersectorial, con cultura, educación, etc.», manifestó el ministro Uribe.

Por su parte, Iván Darío González, viceministro de Salud Pública y Prestación de Servicios, señaló que la Política de Salud Mental ya se está implementando y que estas jornadas de socialización han llegado a más de 2.100 profesionales de la salud en seis departamentos.

Comentarios