Justicia le da la razón a la familia Tcherassi-Janna: Aníbal Janna es condenado a pagar 11.000 millones de pesos por conflicto de interés

La Superintendencia de Sociedades condenó al empresario barranquillero Aníbal Janna, distribuidor de Ford para la costa caribe, en un proceso judicial ante esa entidad iniciado por la pareja Samuel Tcherassi y Diana Janna, representados por Sergio Rojas, socio de DLA Piper Martínez Beltrán.

En el fallo, la Superintendencia de Sociedades determinó que el empresario Aníbal Janna se valió de las compañías que controla para hacerse autopréstamos, e incluso para solventar gastos personales y vehículos de lujo, con lo que, según la entidad, violó el régimen de conflictos de interés. Por esa razón, la Superintendencia anuló todas las operaciones.

Según algunos apartes de la Sentencia, la Superintendencia mencionó que las relaciones de familia no son “óbice para defraudar a la ley”, por lo que condenó a Aníbal Janna a pagar más de 7 mil millones de pesos, a través de diferentes sociedades, y más de 4.000 millones que debe reembolsar él, como persona natural.

En contraste, la contrademanda que Aníbal Janna presentó contra Samuel Tcherassi y Diana Janna fue desestimada en todas sus partes. La razón es que la Superintendencia no encontró irregularidades u operaciones viciadas en cabeza de las empresas Tcherassi-Janna, por lo que desestimó todas las pretensiones en contra de ellos.

El abogado de Aníbal Janna apeló la sentencia.

Este fallo se suma a la ya sonada controversia familiar entre ellos y parece darle la razón a las declaraciones que, en el pasado, ha hecho Samuel Tcherassi, en torno a las conductas de su cuñado al frente de las empresas.