Israel considera “amenazante” la advertencia de Borrell sobre posible anexión

El Ministerio de Exteriores israelí tachó de “amenazante” la declaración del jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, que advirtió este martes a Israel que una anexión en Cisjordania ocupada, como propone el plan de paz de EEUU, tendría consecuencias.

El portavoz ministerial israelí, Lior Haiat, tildó además de “desafortunada y extraña” la posición europea y cuestionó que Borrell se pronunciara después de su visita a Irán, archienemigo de Israel en la región.

“El hecho de que el Alto Representante de la UE, Josep Borrell, eligiera usar un lenguaje amenazante hacia Israel, poco después de asumir el cargo y sólo unas horas después de sus reuniones en Irán, es desafortunado y, cuanto menos, extraño”, declaró Haiat en su cuenta de Twitter.

El primer ministro en funciones de Israel, Benjamín Netanyahu, anunció el mismo día de la presentación del plan en Washington su intención de activar la anexión del Valle del Jordán y de las colonias israelíes en Cisjordania ocupada, antes de las elecciones del 2 de marzo.

La Unión Europea expresó hoy su preocupación por estas intenciones y advirtió que “los pasos hacia la anexión, si se implementan, no podrían pasar sin respuesta”.

“En línea con la ley internacional y las resoluciones relevantes del Consejo de Seguridad de la ONU, la UE no reconoce la soberanía de Israel sobre los territorios ocupados desde 1967”, afirmó Josep Borrell.

El Ministerio israelí respondió cuestionando el desempeño de la Unión Europea: “La aplicación de tales políticas y conducta es la mejor manera de garantizar que se minimice el papel de la UE en cualquier proceso”, dijo su portavoz.

El llamado plan de paz para Oriente Medio, elaborado por la Administración estadounidense de Donald Trump, propone una soberanía limitada de un futuro Estado palestino y abre la puerta a la anexión por parte de Israel de amplias áreas de Cisjordania ocupada.

El liderazgo palestino rechazó el plan antes de su presentación al no considerar a EEUU como mediador y ha solicitado en numerosas ocasiones el respaldo de la Unión Europea para construir un mecanismo multilateral que patrocine un proceso de paz.