PUBLICIDAD

Hombre que habría amenazado al médico José Buelvas afrontará el proceso en libertad

Un juez de la ciudad de Barranquilla (Atlántico) impuso medida de aseguramiento no privativa de la libertad en contra de Candelario del Cristo Rómulo Bravo, el hombre que, al parecer, estuvo detrás de las amenazas contra el médico intensivista José Buelvas a principios del mes de junio.

El fiscal del caso le imputó el delito de amenazas y el hombre no aceptó los cargos.

A pesar de que el juez decidió que el sujeto afrontará el proceso penal en libertad, Rómulo Bravo no podrá salir del país y tampoco podrá comunicarse y/o acercarse a la víctima.

De acuerdo con las autoridades, las amenazas contra José Buelvas no obedecerían al ejercicio propio de su profesión como médico y tampoco corresponderían a casos que tengan que ver con la pandemia del Covid-19.

Ricardo Alarcón, comandante de la Policía Metropolitana de Barranquilla, mencionó que las amenazas serían por otras motivaciones que están siendo analizadas en medio de la investigación coordinada con la Fiscalía General.

El comandante Alarcón señaló que la persona comprometida con estos hechos tiene una relación afectiva con un médico compañero que trabaja con el intensivista José Buelvas.

Dijo que en el proceso quedaron identificados dos vehículos y una motocicleta. Una persona entregó las notas amenazantes, la corona de flores y otra tomó unas fotografías al médico.

El médico intensivista José Buelvas, trabajador en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital Materno Infantil Adela de Char, hizo la denuncia a través de sus redes sociales.

Según dijo, fue amenazado de muerte con dos coronas fúnebres que llegaron a su trabajo y que también recibió un panfleto amenazante por «haber dejado morir a un paciente con Covid-19».

«Recibí dos sufragios, uno en el trabajo y otro en mi residencia. Me acusan de haber dejado morir a una señora en la UCI. Por Dios, es imposible”, confesó entre lágrimas el galeno.

En cuestión de horas, el doctor recibió la visita de la Policía de Barranquilla y del alcalde Jaime Pumarejo, quienes le prometieron que los iban a proteger a él y a su familia.

 

Crédito: Red Medios Digital