PUBLICIDAD

Hace 20 años se apagó la voz y el acordeón de Luis Enrique Martínez, "El pollo vallenato"

Ser juglar es sinónimo de Luis Enrique Martínez.  Este artista más conocido como, “El pollo vallenato”, en el 2015 cumple veinte años de haber fallecido en Santa Marta, un 25 de marzo de 1995.  Hacía el año de 1923 un 24 de febrero nace en los Haticos de Fonseca en el departamento de La Guajira un gran cantautor y eximio acordeonero para el mundo musical. Nació en el seno del hogar de Santander Martínez y Natividad Argote y desde los 13 años se radica con su madre en Fundación en el departamento del Magdalena. Siempre reconoció su extracción campesina y antes de ser el impresionante artista de la música colombiana, se ganaba la vida como machetero a destajo de maleza. Desde su juventud se enamoró perdidamente del acordeón que lo llevó a introducirse en las parrandas de sus mayores y con el tiempo empíricamente comenzó a tocar este instrumento y a componer sus canciones. Tocaba y cantaba sus obras musicales desde su juventud y por su edad lo bautizaron “El pollo vallenato”. La primera grabación que se le conoce es la “Cumbia cienaguera” y que todavía es de grata recordación para los amantes de este ritmo nacido también en la costa caribe.LUIS ENRIQUE MARTINEZ

Por el año 1947 su primera composición fue; “El Son de Luis Enrique”, y aprendió la magia de tocar el acordeón de otro juglar, Pacho Rada. Siempre expresó que sus otros grandes maestros en la música vallenata fueron; Abel Antonio Villa, Emiliano Zuleta Baquero, Lorenzo Morales y Chico Bolaños, de los cuales “bebió” de la savia del vallenato puro, del vallenato con sabor a tierra, del vallenato que construyó las bases fundamentales de este hermoso folclor. Ahí Martínez, fue creando su propio estilo que durante toda su vida musical fue autóctono e inconfundible. A sus 25 de vida graba por primera vez el tema; “Seis días a la semana” y “Recuerdos de Emilianito”.  También fue un excelente intérprete de la obra musical de Tobías Enrique Pumarejo, “Don Toba”. En todas las parrandas le decía que ya estaba listo para el Festival de la Leyenda Vallenata de Valledupar y en el año de 1968 y 1973 concursa y ocupa puestos secundarios, pero la gloria llega cuando en 1973 se corona por fin rey vallenato, derrotando en una final inolvidable a Julio de la Ossa y a Andrés Landero. El jurado que lo escogió como el mejor fueron los reyes vallenatos ganadores de los años anteriores; Alejandro Durán, Colacho Mendoza, Calixto Ochoa, Alberto Pacheco y Miguel López.

Sus canciones son de lo más selecto de la pureza del vallenato raizal y que en el 2015, veinte años después de su muerte se siguen tocando en cada baile, parranda y colocándose emisoras especializas en programa vallenato. Obras como; “El pollo vallenato”, “La tijera”, “El hombre divertido”, “El caribe”, “El resentido”, “La Villa del Rosario”, “Las bodas de plata”, “La despedida”, “Que dolor”, “Si ella quiere”, “Jardines de Fundación” y más de 150 éxitos son entran a la historia de cómo el vallenato se apoderó del corazón de los colombianos. Luis Enrique Martínez se le abona que fue un acordeonero diferente, innovador e inteligente con su instrumento, con una voz melancólica pero potente, llevó a este folclor por el camino del triunfo sobre otros ritmos colombianos. Tuvo una visión futurista de tocar el acordeón diferente, de sacarle otras notas diferentes a este instrumento y agregarle hasta aires sabaneros. Tenía una agilidad en sus manos, le imprimía algo amor y dolo, se “paseó” por lo bajos de acordeón como una gran maestro y agregó notas por fuera del pentagrama plano que tenía este instrumento. Después de una vida llena de notas musicales, parrandas inolvidables y aplausos por doquier, este juglar fallece en Santa Marta un 25 de marzo de hace 20 años acompañado de su gran amor Rosalbina, hijos, nietos y amigos más cercanos. Como hace de falta este cultor de la música vallenata pero su historia musical revive cada festival vallenato, no solo de Valledupar, sino de muchos sitios donde hay estos concurso, acordeonero que se respete debe estudiar toda su vida musical y aprender mucho del “Pollo Vallenato”.

By: Alexander Lewis Delgado.