Con palos, piedras y llantas quemadas, la comunidad de Puerto Tejada, en el norte del Cauca, bloquearon las vías de entrada al municipio, incluyendo la que conecta a Cali con la Vía Panamericana, en protesta por la suspensión en el servicio de acueducto que ya completa dos semanas.

Con un sistema de alcantarillado obsoleto, los más de 40.000 habitantes de este municipio protestan por su derecho al agua. Esta población lleva más de cuatro décadas clamando por un servicio digno que les brinde el líquido vital necesario para todos los días.

Adicional a las manifestaciones, en las últimas horas se presentó un derrumbe que afectó la bocatoma, situación que mantiene a 42 empresas de la zona franca de este municipio, lo que les impide ingresar o sacar productos por carretera para comercializarlos.

El Alcalde de Puerto Tejada, Tobías Balanta, dijo, respecto del derrumbe, que “se logró recuperar el servicio de agua en un 50%, pero no es suficiente para abastecer a todo el pueblo”. El mandatario se dirigió a los manifestantes haciendo un llamado a la comprensión y a la cordura, “es entendible la preocupación, pues falta el líquido, pero se trata de un desastre natural”, comentó.

Ante los reclamos de los habitantes del municipio caucano, la empresa OPSA, encargada de proveer el agua en esta región, emitió un comunicado en el que “solicitan apoyo a nivel municipal, departamental y nacional para la recuperación de la captación del agua. Hasta la fecha siguen sin recibir respuesta”, señala el documento.

Por su parte, la Alcaldía de Puerto Tejada anunció que “se va a promover un comité de revisión jurídica del contrato con la empresa OPSA, esto a causa de los constantes incumplimientos en la prestación del servicio.

Hace tres años, el Gobierno Nacional anunció una inversión de 37 millones de pesos para establecer un acueducto regional que abasteciera no solo a Puerto Tejada sino también a los municipios vecinos Guachené, Villa Rica, Padilla y una zona de Caloto, sin embargo, esta obra aún no está terminada.

Comentarios