PUBLICIDAD

Gobierno ruso asegura que sanciones de EE.UU. no ayudarán a cumbre entre Putin y Biden

El Kremlin aseguró este jueves que las “posibles” sanciones de Estados Unidos por ciberespionaje contra Rusia no contribuirán a la celebración de una cumbre entre los presidentes ruso, Vladímir Putin, y estadounidense, Joe Biden.

“Está claro que las probables sanciones (de EEUU) no van a contribuir de ninguna manera a esa reunión”, dijo Dmitri Peskov, portavoz presidencial, en su rueda de prensa telefónica diaria.

Peskov agregó que “será una decisión de los presidentes” si las sanciones repercutirán o no en la propuesta de Biden de reunirse próximamente con Putin en un tercer país.

Precisó que la propuesta de Biden, realizada el lunes durante una conversación telefónica, aún está “en proceso de estudio” y que, en todo caso, una cumbre de ese nivel no se puede organizar en cuestión de semanas.

En caso de producirse, sería la primera reunión de alto nivel entre los líderes de ambos países desde que Putin y el expresidente Donald Trump se reunieran en Helsinki en julio de 2018.

En cuanto a las sanciones, el portavoz presidencial aseguró que Moscú condena cualquier política sancionadora, ya que la considera “ilegal”, y advirtió que el Kremlin defenderá siempre una postura de “reciprocidad”.

“Reciprocidad para garantizar de la mejor forma sus propios intereses. Por supuesto, no nos gustaría actuar en nuestras relaciones bilaterales según la fórmula leninista: ‘Un paso adelante, dos atrás'”, apuntó.

Según informó la cadena CBS, EEUU se dispone a emitir este jueves una amplia gama de sanciones contra Rusia en represalia por sus incursiones a través del ciberespionaje, en particular la interferencia de Moscú en las elecciones presidenciales de 2020.

Las sanciones podrían afectar a más de 30 entidades rusas e incluyen la expulsión de al menos 10 personas de ese país de Estados Unidos, incluidos funcionarios de inteligencia y diplomáticos, de acuerdo con las fuentes consultadas por la cadena.

Según un informe no clasificado de la inteligencia de EE.UU., Putin autorizó campañas de influencia destinadas a dañar la candidatura de Biden durante las elecciones de 2020 y favorecer a la de Trump, asegura la CBS.

Las relaciones entre Moscú y Washington no han dejado de deteriorarse en los últimos años, aunque la llegada a la Casa Blanca de Trump en 2016 despertó muchas expectativas en Rusia.

Tras la investidura de Biden, ambos países prorrogaron el último tratado de desarme nuclear entre ambas superpotencias nucleares, el Nuevo START, pero recientemente el presidente de EEUU llamó “asesino” a Putin, tras lo que Moscú llamó a consultas a su embajador en Washington.

En las últimas semanas, Biden ha expresado al presidente ucraniano, Vladímir Zelenski, su apoyo ante la “agresión” de Rusia en el Donbás y criticado la movilización de tropas rusas en la frontera con Ucrania.

Las sanciones

Estados Unidos impuso este jueves sanciones a Rusia por su presunta interferencia en las elecciones presidenciales de 2020 y su supuesto papel en el ciberataque masivo de SolarWinds, además de imponer castigos relacionados con las acciones rusas en Ucrania y Afganistán.

El Gobierno del presidente Joe Biden anunció además la expulsión de Estados Unidos de diez miembros de la misión diplomática rusa en Washington, incluidos integrantes de los servicios de Inteligencia.

Además, la Casa Blanca acusó formalmente al Servicio de Espionaje Exterior de Rusia (SVR) de haber “perpetrado” el ciberataque masivo que comenzó presuntamente en 2019 y penetró en los sistemas del Gobierno estadounidense y grandes compañías mediante un programa de la empresa SolarWinds.

Hasta ahora, Washington solo había hablado de sus sospechas de que Moscú estuvo detrás de ese jaqueo, pero este jueves aseguró que la comunidad de inteligencia está “completamente segura” de que se trató del SVR.

“Al comprometer la cadena de suministro del software de SolarWinds, SVR pudo espiar o alterar potencialmente más de 16.000 sistemas informáticos en todo el mundo”, indicó la Casa Blanca.

En total, Washington sancionó este jueves a 6 compañías rusas por sus actividades de ciberespionaje, a 32 organizaciones y personas rusas por injerencia electoral; y a 8 individuos y entidades por la ocupación rusa de la península ucraniana de Crimea.

Estas últimas medidas relacionadas con la “ocupación y represión” de Crimea llegan en un momento de fuertes tensiones entre Rusia y Ucrania, y se tomaron en coordinación con la Unión Europea (UE), el Reino Unido, Australia y Canadá, según la Casa Blanca.

Además, el Tesoro estadounidense emitió una orden que prohíbe a las instituciones financieras estadounidenses participar en el mercado principal de bonos emitidos a partir del próximo 14 de junio por el banco central ruso y otras instituciones del país, en un intento de coartar su venta de deuda soberana.

Las sanciones a Rusia responden a “acciones que ha tomado su Gobierno y sus servicios de inteligencia contra la soberanía y los intereses de Estados Unidos”, aseguró la Casa Blanca en un comunicado.

Entre ellas, citó las supuestas recompensas que Rusia ofreció en 2019 a las milicias afganas por la muerte de soldados estadounidenses, reveladas el año pasado por el diario The New York Times.

Biden concluyó que todas esas acciones de Rusia suponen una “emergencia nacional” para Estados Unidos, una declaración que activa poderes para imponer una amplia gama de sanciones contra Moscú, ahora y en el futuro.

La Casa Blanca afirmó que, a pesar de las sanciones, no quiere continuar en una “trayectoria negativa” con Rusia, por lo que Biden ha propuesto a su homólogo ruso, Vladímir Putin, que mantengan pronto una cumbre bilateral en un tercer país.

LaVibrante.Com