PUBLICIDAD

Funerarias de Barranquilla le dan más importancia a los que pagan en efectivo y aplazan a quienes adquirieron planes

Mientras Barranquilla vive una de las situaciones más difíciles del país por cuenta del alto contagio del coronavirus, que ha cobrado la vida de cientos de sus habitantes y de los municipios periféricos de Soledad, Galapa, Malambo y Puerto Colombia, en las puertas de las funerarias de la ciudad crece cada día el número de quejas por parte de personas que, habiendo pagado anticipadamente los planes exequiales, no se les presta atención a las solicitudes porque están dando prioridad a dolientes de fallecidos que pagan de inmediato los servicios

“Tengo más de doce días de estar solicitando los servicios para que las cenizas de mi tía reposen en paz en los Jardines de la Eternidad, pero el Grupo Recordar no ha coordinado la utilización de los tres servicios que hemos requerido y que ella pagó en vida con dinero de su pensión. He suplicado para que se atienda esta solicitud y eso no les ha valido, son unos indolentes, todas las gestiones que he hecho durante ese tiempo han sido en vano, he llevado cartas, me mandan para un lado a otro, me poden hablar con este y con el otro, y aún no tengo respuesta de cuándo van a prestar los servicios que adquirió mi tía en vida”, expresó la comunicadora social periodista Fabiola Oñoro, quien tuvo que solicitar un permiso de movilización para adelantar estas diligencias y evitar ser sancionada por salir en días que no le corresponde.

Afirma que el Grupo Recordar está jugando con las angustias, desespero y dolor de las personas, en especial con las que por años asumieron el pago de un plan exequial y no les están prestando los servicios que ahora necesitan, como es su caso.

Frente de esta empresa servicios fúnebres, ubicada sobre la carrera 53 con calle 76, se ven diariamente aglomeración de personas solicitando enérgicamente la coordinación de los servicios que pagaron por años y que van a ser empleados para familiares que han fallecidos en estos tiempos de pandemia, pero adentro de la oficina, frente a las cajas, hay gente pagando servicios y fueron atendidas inmediatamente.

“A mí no me están regalando nada, yo pagué los servicios, me tiene como una pelota porque nadie quiere atender”, gritaba molesto Juan Camilo Amarís, quien llevaba más de dos horas en la entrada del Grupo Recordar esperando que lo tendieran para solicitar la recogida del cuerpo de su madre que aún se encontraba en casa.

Otro caso es el de Janeth Rodríguez Fuentes, quien expresó que la Funeraria Inversiones y Planes de la Paz le incumplió en el momento en que fue a utilizar el plan de servicios fúnebres para su madre Maritza Fuentes, recientemente fallecida.

“El plan incluía féretro, sala de velación y alquiler de bóveda o en su efecto alquiler de nicho. Me dijeron que tenía que pagarlo enseguida porque no iban a alquiler el lote ni tampoco estaban ofreciendo el servicio de alquiler. Tocó salir a buscar donde no había el dinero para comprar el osario y así mi mamá pudiera descansar descansara en paz”, señaló la denunciante.

Son numerosas situaciones que se repiten diariamente porque las funerarias no dan abasto y por esta razón están haciendo su agosto dando prioridad a quien les factura de inmediato.