PUBLICIDAD

Falabella no le responde ni en productos ni dinero a usuario que compró un televisor y un iPhone 7 Plus

Las irregularidades de Falabella siguen haciendo de las suyas. Los usuarios no paran de denunciar las negligencias de esta compañía, que en muchas ocasiones ni responde por sus propias fallas.

Así le ocurrió a Yesenia María Quiroz Noya, una clienta barranquillera que, el pasado 3 de julio de 2020, compró en la página web de Falabella, un IPhone 7 Plus, por $1.408.690 y un televisor, por $455.781. Las transferencias se hicieron por separado.

Sin embargo, el 7 del mismo mes, la cadena de almacenes le mandó un correo a la usuaria, en el cual le indicó que debía cancelar su compra por que “hubo un problema” con el PSE. Eso sí, la transferencia se hizo efectiva e incluso la ciudadana recibió un comprobante de pago.

“El 9 de julio, nos indicaron que ya se había iniciado el proceso de cancelación, debido a que el día 7 llenamos un formulario con los datos de la persona que realizó la compra”, expresó la hermana de la afectada.

Dichos productos, que anhelaron adquirir, siguen disponibles en la página web.

Pasaron cuatro días y la usuaria decidió comunicarse con Falabella, para ver cómo iba el proceso de devolución de su dinero.

Pero, la afectada recibía la siguiente respuesta en todas las conversaciones que tuvo: “vamos a escalar el caso”.

“Después me decían que debía esperar 20 días más, luego que está en proceso y que aún no se sabe cuándo van a realizar la devolución del dinero de las compras”, agregó la denunciante.

Tras lo anterior, tuvieron la oportunidad de hablar con un asesor de Falabella después de haber divulgado su situación en redes sociales. Este funcionario les respondió la famosa frase “vamos a escalar el caso”.

“Hasta el día de hoy (un mes después) me encuentro esperando la devolución del dinero de las compras”, indicó la usuaria afectada.

Lo peor del asunto es que la familia Quiroz Noya, recurrió a la Superintendencia de Industria y Comercio. Instauró una denuncia en contra de Falabella, pero el órgano de control, de manera inexplicable, se las rechazó, pese a las pruebas que presentó la clienta.