La Tramacúa, es la cárcel más custodiada del país, allí se encuentra Rafael Uribe Noguera, confeso asesino y perpetrador de abuso sexual de la niña Yuliana Samboní el pasado 6 de diciembre de 2016.

En esta prisión ubicada en Valledupar,  conviven alrededor de 1.500 criminales con el más alto perfil delictivo, los cuales son considerados de alta peligrosidad, que han sido condenados por realizar crímenes inhumanos, allí se encuentran asesinos y violadores como Luis Alfredo Garavito, alias ‘La Bestia’.

En la cárcel La Tramacúa se manejan normas carcelarias basadas en los Estados Unidos, debido a que cuando fue construida hace 19 años, fue bajo la supervisión de miembros del Buró de Prisioneros de este país, además, cuenta con vigilancia las 24 horas del día para así poder evitar posibles fugas, asesinatos de compañeros o que estos criminales se autoinfrinjan.

Existe un patio especialmente para los asesinos y violadores, donde los mismos internos los repudian, este pabellón se encuentra en la parte de atrás de la cárcel, cuenta con dos pasillos con 20 celdas, cada una de dos metros de ancho por tres de fondo, vigiladas por un centro de control que se conecta a las oficinas del Inpec en Bogotá.

Los reclusos cuentan con una salida diaria para tomar el sol en la mañana, en sus celdas solo pueden tener los implementos de aseo, libros, dos pantalones, dos camisetas y algo de mecato.

De acuerdo con información de allegados a Rafael Uribe Noguera, sus días los ocupa en realizar maquetas similares a las que realizaba en su trabajo como arquitecto y muy poco sale de su celda.

Rafael Uribe Noguera deberá pagar 58 años de prisión tras haber confesado que torturó, violó, secuestró y asesinó a la niña Yuliana Samboní con tan solo 7 años de edad, donde en marzo del año 2017 pidió perdón por el daño que causó a la niña y a sus padres. Se conoce que al llegar a la Tramacúa, fue rechazado por los internos.

loading...

Comentarios