epm-hidroelectrico-hituango-lv

Tras el cierre controlado y seguro de la compuerta No.2 del proyecto hidroeléctrico Ituango, el pasado 16 de enero, EPM implementó nuevos indicadores y avanzó en el análisis, pruebas y preparativos para el cierre seguro y controlado de la compuerta No.1 de la casa de máquinas.

Luego del cierre de la compuerta No.2, el grupo de expertos internacionales que asesora al proyecto recomendó cerrar la compuerta No.1 en función del monitoreo de variables. Es importante destacar que hay un cambio en la forma cómo ingresa hoy el agua a la casa de máquinas. Antes entraba presurizada y ahora lo hace en flujo libre. Esta circunstancia modificó el mapa de riesgos del proyecto, que incluye el monitoreo de la oquedad (que no esté creciendo y que no vaya a comprometer la zona de estructura de la captación) y el monitoreo de la reja coladera ubicada en el inicio de la captación.

Después del análisis técnico de los nuevos escenarios de riesgo, a partir del cierre de la compuerta No.2, EPM implementó un sistema de monitoreo permanente con cerca de 15 variables que indicarían si es necesario hacer el cierre de la compuerta No.1 antes de que el embalse alcance la cota de vertimiento.

En este caso, EPM, en articulación con las instituciones nacionales, regionales y locales que hacen parte del Puesto de Mando Unificado (PMU), liderado por el Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres (SNGRD), tiene implementado un plan de contingencia para mitigar los impactos sociales y ambientales que se generarían bajo esa situación.

La empresa tiene en su protocolo de atención ambiental, en el caso de disminución de caudal del río Cauca, alistamiento y preparación para las actividades de inspección y rescate de peces, monitoreo de calidad del agua, ciénagas y ecosistemas estratégicos; aprovisionamiento y fuentes alternas de agua potable, monitoreo a las actividades económicas, contratación social, comunicación en tiempo real con las comunidades y seguimiento a las condiciones físicas de las orillas del río.

Nivel del embalse y vertimiento

Debido a la temporada seca que se presenta en el país y a los pocos aportes del río Cauca al embalse del proyecto hidroeléctrico Ituango, este podría tomar más de 60 días en llegar al flujo de agua por el vertedero de manera natural. Tras analizar las posibilidades que permitieran acelerar la tasa de llenado del embalse se encontró que, mediante una mayor descarga del embalse Salvajina, ubicado al inicio del cauce del río Cauca, se podría reducir de manera significativa el número de días necesarios para llegar a la cota de vertimiento.

Gracias a la colaboración de la empresa EPSA del Grupo Celsia y, a través de la interacción entre la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) y la Corporación Autónoma del Valle del Cauca (CVC), desde el pasado 25 de enero se logró aumentar la descarga desde Salvajina durante ocho días consecutivos, luego de los cuales la CVC determinará la magnitud de las siguientes descargas en función de la evolución del embalse Salvajina y sus caudales afluentes.

Un factor deseable para proceder a cerrar la compuerta No.1 de la casa de máquinas, en una operación que no reviste riesgo para la comunidad, es tener operando nuevamente el vertedero, como ocurrió de forma segura durante 47 días continuos a finales de 2018 y que hoy debido a factores climáticos no se da. En condiciones normales la cota de vertedero llegaría a finales de marzo, pero con el aporte del Salvajina podría ser para finales de febrero.

La operación del vertedero permitiría el paso del agua del embalse de manera controlada hacia el canal y desde allí de nuevo al cauce del río Cauca. Para que ello ocurra, el embalse debe alcanzar mínimo la cota 401 metros sobre el nivel del mar (msnm).

Comentarios