La Alcaldía de Barranquilla con su Oficina para la Seguridad y Convivencia, la Policía Metropolitana y las Fuerzas Militares lanzaron este viernes en la plaza de La Paz el plan de seguridad y convivencia para Semana Santa, que se concentrará en los distintos destinos turísticos y lugares de peregrinación de la ciudad.

En forma simultánea con el lanzamiento, se iniciaron las acciones del plan con una jornada de intervención situacional en la plaza San Nicolás, realizada por el programa Entornos Seguros.

La Semana Santa es un espacio para la reflexión y compartir en familia. Por eso las autoridades se encuentran comprometidas con la seguridad haciendo este trabajo en equipo. Dado que más de 22.000 vehículos se movilizarán por las distintas vías de la ciudad en esta temporada se habilitaron corredores turísticos como el Gran Malecón del Río y rutas seguras que estarán vigiladas  por las diferentes fuerzas.

El jefe de la Oficina para la Seguridad y Convivencia, Yesid Turbay, declaró que: “este año nuestro plan va en dos direcciones, el primero es el de intervención situacional y recuperación de entornos, de 3 plazas, que además son puntos de turismo, en San Nicolás, San Roque, y la plaza de San José, puntos importantes de la ciudad que han sido recuperados y que los barranquilleros y visitantes aprovechan para visitar en estas fechas”.

Turbay manifestó que “la segunda estrategia tiene que ver con el trabajo de pedagogía en temas de convivencia que realizan nuestros jóvenes del programa Vuelve y Juega, que también son Guardianes de la Convivencia. Ellos visitarán los puntos turísticos de la ciudad y las 3 plazas de las iglesias para hacer pedagogía en el entorno de las mismas”.

Sostuvo que “la idea es llevarle a los barranquilleros una charla sobre convivencia, no vamos a dejar de insistir en todo el año sobre este tema, por eso socializaremos el Decálogo de la Convivencia, estas pautas simples son nuestro llamado a tener en cuenta no solo durante Semana Santa, sino siempre, porque eso hace buenos ciudadanos”.

Se reforzará la presencia en las 114  iglesias  con 1.200 uniformados. Para estos dispositivos se contará con hombres y mujeres de las diferentes especialidades de la Policía Nacional, que ejercerán diferentes acciones como planes de movilidad y seguridad para reducir significativamente el número de víctimas en carretera. Asimismo, un fortalecimiento en la presencia de los uniformados en las terminales aéreas y terrestres, los viajeros recibirán de la Policía Nacional un decálogo de recomendaciones.

De otra parte, se realizarán controles viales para contrarrestar las rutas ilegales de transporte, detectar vehículos en mal estado tecnomecánico e identificar a los conductores que conduzcan en estado de embriaguez.

También habrá puestos de control para impedir la comercialización ilegal de la palma de cera, el tráfico de flora y fauna silvestre, y se extremarán las requisas para evitar la comercialización de licor adulterado, pescados y mariscos en mal estado e incluso de contrabando. Estas medidas se extenderán a todas las plazas de mercado de la ciudad.

Comentarios