PUBLICIDAD

En el foro y conversatorio se escudriñó en detalle la vida y obra musical de la dinastía López

El 48 Festival de la Leyenda Vallenata presentó una jornada académica, de cuentos y anécdotas que fueron bien recibidas porque se escudriñó la vida y obra musical de la dinastía López.

El foro se cumplió en el auditorio Consuelo Araujonoguera de la Biblioteca Departamental Rafael Carrillo Lúquez, donde estuvieron presentes los homenajeados Pablo, Miguel, Navín y Álvaro, al igual que los hijos de esta prolífica dinastía musical.

Con música vallenata como es tradicional se dio inicio al foro, interpretada por los Niños del Vallenato de la Escuela Rafael Escalona quienes como sorpresa, invitaron al maestro Navín, para que los acompañara con el acordeón en la puya ‘Déjala vení’ de Nafer Durán, la cual interpretó con majestuosidad.

El presidente de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata Rodolfo Molina Araujo, destacó el significado que tiene la dinastía López en la historia del vallenato afirmando que “esta gran dinastía seguirá haciendo música para la posteridad y perpetuación de la música vallenata”.

A su vez expresó que “Reafirmo el compromiso que tengo de hacer prevalecer la música vallenata como lo he venido haciendo todos estos años, como legado de Consuelo Araujonoguera”.

Los panelistas invitados al foro hicieron un resumen de sus ponencias:

Tomás Darío Gutiérrez Hinojosa, abogado e investigador. “El valor cultural que tiene el vallenato y el papel trascendental que juegan las familias, caso López, como células de transmisión de la sabiduría popular, de la sabiduría empírica y el significado antropológico de las dinastías han sido vitales para darle la fortaleza necesaria”.

José Atuesta Mindiola, docente, poeta e investigador. “La presencia de Gabriel García Márquez y Manuel  Zapata Olivella en la dinastía López, los convirtió en una especie de mecenas, protectores y difusores de esta dinastía y de la música vallenata en general. Por un lado Manuel Zapata Olivella, médico, antropólogo, escritor y un gran folclorista, con frecuencia hizo tertulias para motivar a los músicos vallenatos para que salieran de su tierra organizando giras al interior del país para llevar y dar a conocer este ritmo musical, es así como se lleva en una ocasión a Dagoberto yJuan López, viaje que a su regreso provocó la ovación del pueblo de La Paz y una motivación para la familia López. Por otro, llega Gabriel García Márquez a La Paz invitado por Manuel Zapata Olivella, lo lleva a reuniones, lo hace que escuche la música de los acordeones, en el patio, en el corral, para que sintiera el sabor a pueblo. El escritor regresa en más de una ocasión a La Paz y comienza a difundir a través de sus columnas ‘La Jirafa’ de El Heraldo y también en el periódico El Universal de Cartagena, haciendo muchos homenajes al vallenato, tanto es así que dice Gabriel García que: 100 años de soledad es un vallenato de 350 páginas”.

Efraín Gutiérrez, abogado, escritor e investigador. “Son Dinastía, es un recorrido conceptual por toda una ascendencia y descendencia iniciando por los Molina, que se unieron a los López, que a su vez se ligaron con los Gutiérrez, destacando quiénes son dinastía dentro del concepto universal que la palabra representa, que es la descendencia de padre a hijo heredando un arte un oficio”

Antes de finalizar la mañana Efraín Gutiérrez en medio de su intervención, exaltó la presencia de Miguel López en el auditorio, quien a pesar de haber sufrido quebrantos de salud, ha recobrado fuerzas y está listo para vivir este grandioso homenaje.

Idayris Carrillo Pérez, magistrada del Consejo Nacional Electoral, intervino con el tema ‘El saludo vallenato: De la tradición a la judicialización’ del que explicó “El saludo es representativo en el vallenato, y está pasando por un momento coyuntural, pues se está enfrentando a la forma como nació, como se ha concebido o aceptado el saludo vallenato dentro del folclor, frente a algunas tergiversaciones que han provocado la intervención del Estado a través del poder judicial o del administrativo”.

Anécdotas de los López para la historia

La lluvia que bañó la plaza Alfonso López no fue impedimento para que el conversatorio programado ‘Música y anécdotas de la dinastía López’, fuera un éxito.

Los López, tomaron sus puestos en la sala dispuesta en la tarima Francisco El Hombre acompañados del presidente de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata Rodolfo Molina Araujo, quien exaltó el legado que ha dado la dinastía López para la preservación de la música vallenata agregando: “Es grato compartir con los miembros de esta gran dinastía, vivencias, anécdotas, sus experiencias, sus logros y triunfos que hoy reconocemos en el 48 del Festival de la Leyenda Vallenata, como una prueba más del compromiso que tenemos por preservar la música vallenata”.

Uno a uno, Pablo, Álvaro, Navín, Elkín y Román expresaron sus agradecimientos a la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata por este merecido homenaje que los impulsa a seguir dándole autentica música vallenata al mundo entero, razón de más para que sigan sintiéndose orgullosos de su labor y del folclor vallenato que representan.

El público estuvo complacido con cada una de las historias que fueron contando, todo un anecdotario que quedará para la historia en los corazones de todos los que se hicieron presentes.

La parrandas de antaño, sus inicios en el vallenato, cómo aprendieron a tocar los instrumentos, sus incidencias para que años atrás, cuando el vallenato no tenía el valor que hoy ostenta fuera ganando un espacio dentro de los ritmos musicales de Colombia, esfuerzo que valió la pena porque gracias al aporte que esta dinastía hizo, la música vallenata se ha convertido en símbolo de Colombia ante el mundo.

La noche no podía terminar sin escuchar a los López interpretar las notas vallenatas que siempre los identifican. Pablo en la caja, hizo emocionar los corazones de los asistentes, Navín y Álvaro demostraron por qué ostentan la corona de Reyes Vallenatos, y de igual manera Román.

A este encuentro musical se unió Elkin López, hijo de Elberto ‘El Debe’ López, quien demostró su talento para ejecutar la caja y el acordeón.

Durante varias horas se hizo el mejor ejercicio de la palabra para descubrir que los López nacieron para ser verdaderos voceros de una música que nació en los corrales y que hoy ocupa lugares de honor.