Con la Ley de Financiamiento, aprobada el pasado 19 de diciembre por el Congreso de la República, el precio de los licores se incrementará, debido a los impuestos que tendrán que pagar los colombianos. A partir de esto, el DANE publicó la Resolución 3098 de 2018, que entró en vigencia el 1° de enero de 2019, la cual modifica y regula el valor para cada bebida alcohólica.

En este orden de ideas, el DANE ha establecido una nueva metodología para calcular y establecer el precio de los licores en el país. Esto implica un golpe duro al bolsillo de los colombianos, quienes tendrían que pagar más por estas bebidas a partir de marzo de este año. Según la Asociación Colombiana de la Industria Licorera (Acil), los  productos se comercializarían con los precios según la tabla expedida por la entidad estadística, la cual incrementa hasta en un 130% su valor en comparación con el año anterior.

Consulta los precios sin IVA de los licores en Colombia: https://bit.ly/2GUXAkZ

De esta manera, en el 2018 una botella de aguardiente antioqueño de 330 cc tenía un costo de $13.176,  sin incluir impuestos. Para el presente año, este valor ascendería a los $30.677, sin IVA. Para el caso del ron Viejo de Caldas, su precio pasaría de $14.380 a $28.069.

Estos precios hacen referencia a la Resolución del DANE que expide cada año.

Según la norma, los precios se establecieron según la clasificación de la bebida, es decir, si es vino, brandy, aguardiente, whiskey, cerveza. De igual manera, “se tuvo en cuenta la empresa que fabrica el licor, la presentación al público, los grados de alcohol y la diversidad de sabores”, comentó el director del DANE, Juan Daniel Oviedo.

La Acil ve con preocupación el panorama del alza en los licores ya que consideran que “estas medidas podrían poner en jaque la economía del sector y de manera directa promover el contrabando y la ilegalidad. Los colombianos no van a reducir el consumo de licor, simplemente buscarán maneras más económicas de obtenerlo”, argumentó la organización a través de un vocero oficial.

En Colombia, la industria licorera debe paga un impuesto al consumo por cada grado de alcohol, el cual varia entre el 11% al 40%. Adicional a esto, un 25% del precio que establece el DANE y un IVA  del 5%. Con esta Resolución, el IVA dejaría de ser monofásico (solo el productor paga el impuesto) y pasaría a ser plurifásico, en el cual cada actor de la cadena (productor, transportador, tendero, cliente) debe pagar una parte.

Comentarios