Hoy, 22 de marzo, se celebra el Día Mundial del Agua bajo el lema ‘No dejar a nadie atrás’. Se trata de una fecha con la que se hace un llamado de atención sobre la importancia de las fuentes hídricas en el mundo y la adecuada administración de este líquido vital para todos los seres vivos en el planeta.

Desde 1993 la Organización de las Naciones Unidas (ONU) declaró este día como una oportunidad  para compartir los problemas relacionados con el agua y tomar medidas para cambiar la situación.

Los recursos hídricos son elementos clave en la construcción de una sociedad para su crecimiento económico y sostenibilidad ambiental. Acciones tan simples como beber agua o preparar alimentos permiten tener una mejor calidad de vida. Pero existen lugares donde es muy difícil encontrar agua, o disponen de agua poco saludable y eso dificulta las actividades cotidianas y el desarrollo.

Según la ONU, existen 7.700 millones de personas, de las cuales 2.100 millones (3 de cada 10) no pueden abasteserse con agua. De estos, 844 millones no cuentan con un servicio básico de agua potable. Más del 80% de las aguas que resultan de actividades humanas llegan a ríos o mares sin un adecuado tratamiento lo que provoca su contaminación. Esto provoca que fallezcan al año 361.000 niños menores de 5 años quienes sufren de enfermedades como el cólera, la disentería, la hepatitis A y la fiebre tifoidea.

Colombia, el sexto país con mayor oferta hídrica en el mundo, con seis nevados, 44% de los páramos de Sudamérica, cinco vertientes hidrográficas, 30 grandes ríos, 1277 lagunas y más de 1.000 ciénagas, el agua es una de las mayores riquezas del país. Es el segundo país con mayor diversidad de peces (1.533 especies) y de anfibios (763 especies) y 70% de la energía que se consume viene de hidroeléctricas. Pero incluso con tantos recursos hídrica, la mitad de los cuerpos de agua en el país tienen problemas de calidad, según el Ministerio de Salud. Solo 24 millones de habitantes tiene acceso a algún sistema de abastecimiento de agua. De estos, solo 10 millones reciben agua potable principalmente en las grandes ciudades.

Según el Informe Nacional sobre la gestión del agua en Colombia, elaborado con apoyo de la Asociación Mundial del Agua y la Comisión Económica para América Latina (Cepal) actividades como la ganadería, la agrícola y la industria sobre explotan los cuerpos de agua lo que provoca un desabastecimiento para los seres vivos y generan más de 9 mil toneladas de materia orgánica no biodegradable que llegan a los ríos del país. Sumado a esto, el calentamiento global provoca que muchos ríos desaparezcan.

Los los resultados de la séptima edición del Estudio Nacional de Agua (ENA) realizado por el Ideam, 391 municipios de Colombia son susceptibles a desabastecimiento, donde 24 departamentos son los más afectados por esta situación, entre ellos: Santander, Cundinamarca, Boyacá, Tolima, Magdalena, Bolívar y Cesar.

Colombia tiene una extensión hídrica que no es aprovechada correctamente. Contaminación, mal uso del suelo y falta de gestión son algunas de las acciones que más desperdician el liquido tan necesario para todos.  Si cada persona se comprometiera con el medio ambiente y garantizara un uso responsable del agua, los cambios se notarían en el transcurso de unos años.

Comentarios