Digitalización en la construcción de ciudades inteligentes, reduce costos y asegura transparencia en procesos

WhatsApp

Ante el acelerado crecimiento demográfico mundial calculado en 50 millones de habitantes para 2050, de los cuales, 7 billones vivirán en ciudades, es imprescindible adoptar medidas en pro de la calidad de vida y la sustentabilidad en los grandes centros urbanos, considerando tres pilares para su habitabilidad: social, económico y ambiental. La transformación digital y el uso de la metodología BIM se convierten en un catalizador para la digitalización de la construcción del país y el avance eficiente hacia la configuración de ciudades inteligentes. Colombia ya dio el paso hacia esa transformación y hoy tiene varios proyectos en BIM que garantizan trazabilidad y transparencia en los procesos.

Acompañar la modernización de una ciudad con innovación y tecnología, especialmente la 4.0 para generar procesos más eficientes en favor de los habitantes, es a lo que se le llama una ciudad inteligente. Estas urbes pueden apoyarse de la metodología BIM, porque facilita la gestión de los proyectos de intervención, tanto de infraestructura, como de edificaciones. De igual forma, BIM es el catalizador de estas ciudades, ya que ayuda a la transformación y digitalización de planos de metrópolis ya estructuradas, generando nueva información para una mejor toma de decisiones, lo que permite una mejor trazabilidad en los procesos.

De acuerdo con la charla de Autodesk en BIMCO 2021, Ciudades inteligentes: transformación digital y BIM en la construcción, uno de los beneficios al usar BIM en estas ciudades es la posible reducción en costos de obras en promedio del 10% al 20%, y una precisión presupuestaria y tiempo, hasta del 97%. Los beneficios van más lejos con la implementación de BIM, ya que en la planificación y ejecución de ciudades inteligentes, hay reducción de tiempo y hay mayor velocidad en el ciclo de vida del proyecto entre, 10% y 40%, no solo en la ejecución de un proyecto nuevo, sino en la operación y mantenimiento. Con BIM toda la información queda al alcance para lograr ciudades inteligentes.

En otras palabras, es innegable que las ciudades pensadas por y para los ciudadanos, necesitan de la aplicación de inteligencia digital. Para crear integraciones sin obstáculos se enfocan en tres aspectos: personas que dan vida a esas ciudades, ambiente construido, e infraestructura y servicios.

Para abarcar el primer aspecto, es necesario medir la satisfacción de los ciudadanos, analizar sus gustos y necesidades, pues esta interacción aporta datos cualitativos y cuantitativos para el mejoramiento de las ciudades inteligentes. El segundo aspecto, es evaluar las condiciones del entorno ya existente para identificar estrategias preventivas y así evitar riesgos a futuro. Por último, es importante trabajar para transformar todos los procesos de producción lineales tradicionales a circulares y con ello producir únicamente lo necesario para así evitar generar desperdicio y una extracción de recursos innecesaria.

A través de la obligatoriedad del mandato BIM, que ya rige en Colombia con metas como que el 100% de los proyectos públicos para 2026 incorporen esta metodología en sus procesos, el sector público del país ha comenzado a afianzar la implementación de BIM, por medio de diferentes proyectos, como el del Ministerio de Vivienda y su adopción en el trámite de licencias de construcción, donde a través de la resolución 0441 de 2020, se permite que los curadores urbanos y las autoridades municipales o distritales encargadas del estudio, trámite y expedición de licencias urbanísticas, reciban modelos BIM para validaciones técnicas.

Al acelerar la adopción de BIM en Colombia, se contribuirá a la transformación de los sectores AEC del país, logrando una alineación con los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU: asegurar que la población disfrute de un balance social, económico y sostenible ambientalmente para 2030. En este sentido, el Banco Mundial aprobó un préstamo por US$500 millones al gobierno colombiano para mantener la provisión de servicios esenciales y el acceso a la infraestructura básica, promover el desarrollo de infraestructura resiliente y sostenible para la recuperación de la economía tras la pandemia, y financiar la infraestructura sostenible a largo plazo.

Ivana Kermen, Senior Technical Sales Specialist en Autodesk, comenta que “Colombia ha dado un progreso en alinearse a las iniciativas y estrategias para mejorar la calidad de los proyectos como el trabajo que hace BIMCO y la estandarización de procesos. Esto hace que hoy ciudades como Bogotá, Bucaramanga o Medellín avancen en el camino que ya comenzaron a transitar con metodología BIM en todos los proyectos públicos asegurando transparencia en los procesos de inversión pública y económica y extrapolar los beneficios, por ejemplo, a sistemas de mejora energética y evaluaciones de interventorías en la ciudad. En conclusión, con BIM hacemos proyectos inteligentes para ciudades inteligentes.”