Publicidad

Crece 25% la incidencia del comercio ilícito de cigarrillos en Atlántico

smoking-cigarrillo-fumar El impuesto de cada cajetilla de 20 cigarrillos pasaría de $2.253 a $6.000
WhatsApp

De acuerdo con los datos más recientes del estudio Invamer, en 2018 el departamento del Atlántico registró una incidencia del comercio ilícito de cigarrillos del 32%, frente a un 26% del 2017. En la actualidad, Atlántico es uno de los departamentos en el país con mayor incidencia de contrabando de cigarrillos.

Este aumento del comercio ilícito de cigarrillos golpea directamente el recaudo en términos de impuestos departamentales. En 2018 se estima que las entidades territoriales dejaron de percibir alrededor de USD $141 millones, cerca de 440 mil millones de pesos. Si a esto le sumamos el efecto del año 2017, estamos hablando de un impacto negativo de cerca de 215 millones de dólares, aproximadamente 670 mil millones de pesos.

De acuerdo con Carlos Guzman, vicepresidente de Coltabaco “el análisis histórico del comportamiento del comercio ilícito ratifica la existencia de una relación directa entre el aumento de los impuestos y el crecimiento del comercio ilícito de cigarrillos. Podría afirmarse que la reforma tributaria que entró en vigor en 2017 no previó la capacidad de sustitución del mercado legal al ilegal que existe en Colombia”.

El comercio ilícito de cigarrillos en el país se disparó en 2018 y alcanzó máximos históricos al ubicarse en un 25% del mercado, la cifra más alta desde 2011. En dos años – 2016 a 2018- el contrabando prácticamente se duplicó al registrar un crecimiento del 13% al 25%.

Este incremento del consumo se evidencia en los estratos 1 y 2 (32%) que mantienen el mayor consumo de cigarrillos ilegales. Mientras una cajetilla ilegal cuesta en promedio $2.740 (2018), una cajetilla legal de cigarrillos tiene un precio promedio de $5.198 pesos.

Además de Atlántico, otros seis departamentos de Colombia presentan una alta incidencia de contrabando de cigarrillos: La Guajira (86%), Cesar (80%), Magdalena (74%), Sucre (67%), Córdoba (62%), Bolívar (58%), Norte de Santander (55%).

Las marcas ilícitas de mayor participación – creadas por compañías diferentes a las que hacen parte de la industria legal en Colombia- en el mercado son: Rumba, Golden Deer, Última, Win y Brass. La de mayor consumo en 2018 fue Rumba con un 28% de participación en el comercio ilícito. Adicionalmente, los países de los cuales proviene la mayor cantidad del contrabando de cigarrillos hacia Colombia son: Uruguay (7,6%), Indonesia (4%), India (3%), Filipinas (2,8%), China (1,3%) y otros países de Asia (2,5%). En síntesis, el 67% procede de países asiáticos, cuyos productos ingresan por la zona de Colón en Panamá y el 33% de Uruguay y Paraguay por la vía de Aruba y Curasao.

Para luchar ante este flagelo, Philip Morris y la Federación Nacional de Departamentos (FND) reactivaron un acuerdo para la lucha efectiva contra el contrabando de cigarrillos en las 32 gobernaciones del país.

Los recursos de este acuerdo se destinarán al fortalecimiento de los grupos operativos de las oficinas de rentas departamentales y por esta vía a salvaguardar el recaudo de impuestos, indispensables en actividades de alto impacto para la comunidad, específicamente en materia de salud y educación.

“La implementación de acciones coordinadas entre autoridades, entidades territoriales y el sector privado, con el objeto efectivo de combatir frontalmente el comercio ilícito de cigarrillos es fundamental. Es esta la razón fundamental para la reactivación  del Acuerdo de Inversión y Cooperación con la Federación Nacional de Departamentos, como una herramienta contundente de articulación para tal fin” concluye Guzmán.