La celebración de fin de año es una de las fechas más esperadas en todo el mundo. Todas las culturas y creencias, en todos los países, tienen una manera particular y diferente para festejar este acontecimiento. En Colombia, por ejemplo, las personas suelen dar la vuelta a la cuadra con la maleta, comer 12 uvas a media noche y guardarse lentejas en los bolsillos para la prosperidad, pero, ¿cuáles son las costumbres y tradiciones más particulares para despedir el año a lo largo y ancho del planeta?

Una de las costumbres más curiosas viene desde Alemania. Allí, la personas compran pequeñas herraduras de metal para después fundirlas en el horno a medianoche. Una vez derretidas, las tiran a un cubo de agua fría para endurecerlas de nuevo. La figura resultante pronosticará lo que el nuevo año traerá. En este país, es costumbre dejar en el plato hasta pasada la medianoche, las sobras de la cena. Esto asegura una nevera llena durante el próximo año.

En Brasil, la fiesta de fin de año se llama Reveillon y se celebra junto al mar. Las familias, vestidas de blanco para atraer la paz, se introducen en el agua y saltan 7 olas para tener buena suerte durante todo el año. En Copacabana, las “filhas do santo” (sacerdotisas africanas) encienden velas y echan al mar barquitos cargados de regalos y flores. La tradición cuenta que si el mar se los lleva es un presagio de buena fortuna para el año que empieza.

China es un caso particular, ya que para ellos, el año nuevo llega en febrero. Es la fiesta más popular del país, y también la más larga, ya que dura 9 días. El objetivo es obtener suerte, salud y felicidad para el nuevo año: antes de comenzar las celebraciones, la gente limpia sus casas con la intención de eliminar cualquier resto de mala suerte del año que termina. Pintan las puertas principales de cada hogar de color rojo para atraer la felicidad y la buena fortuna. También guardan los cuchillos para evitar que alguien se corte, ya que esto podría traer mala suerte y en las calles hay bailes de dragones e infinidad de fuegos artificiales y petardos para alejar a los malos espíritus.

Escocia es uno de los países más curiosos en sus celebraciones: realizan el ‘Hogmanay’, una fiesta en la que queman un barril de madera para tirarlo calle abajo. Simboliza la eliminación de obstáculos para el año nuevo.

También basan su año, en el rostro de la primera persona que vean entrar: si tiene buena apariencia, significa buenos augurios. Por el contrario, si no la tiene, la mala suerte llegará al hogar.

Uno de los lugares más famosos para celebrar el año nuevo es Nueva York. La tradición es reunirse en el Times Square y las 12 de la noche, en medio de una gran multitud, ver bajar una enorme bola de cristal sobre la plaza. A medida que la bola baja se inicia una cuenta atrás que despide los últimos segundos del viejo año. En ese instante, cuando se da inicio al nuevo año, se debe besar a alguien. La tradición dicta que no dar un beso justo después de la medianoche augura 365 días sin pareja.

Los italianos inician la “notte di Capodanno” (noche de año nuevo) con una tradicional cena en la que las lentejas son plato imprescindible si se quiere tener un año nuevo repleto de buena fortuna. Esa noche, muchas mujeres reciben como regalo lencería roja, que supuestamente les traerá suerte en el año que llega. Y en algunos lugares como Roma y Nápoles es costumbre también lanzar trastos viejos por la ventana: es una forma de terminar con el pasado y expresar el deseo de empezar una nueva etapa con buen pie.

En Japón las campanas suenan en los templos para conmemorar la llegada del año nuevo. Ellos las hacen sonar 108 veces, una tradición que tiene como objetivo alejar cada uno de los 108 deseos terrenales que, según ellos, solo traen desgracia. Las casas se decoran con hojas perennes y bambú, símbolos de vida eterna y honestidad. Los japoneses empiezan el año riendo porque creen que eso trae buena suerte.

Desde la isla de Tonga, el primer lugar del mundo donde se recibirá el 2019, hasta las islas Midway, el punto más oriental del planeta, festejarán el año nuevo y 192 países habrán despedido el año de 192 formas diferentes. Cava, confetis, fuegos artificiales, rituales, oraciones, lencería, etc, las maneras para entrar con buen pie en el nuevo año son tan variadas como las propias culturas que las realizarán.

Comentarios