Las dos caras del partido: el local festejó y el visitante comprometió su clasificación. Foto: Facebook Conmebol Libertadores.

El partido de ida, disputado en el contexto de cuartos de final de Copa Libertadores, que se jugó en La Bombonera, Buenos Aires, Argentina, resultó con ventaja para Boca, pues golpeó en los momentos necesarios y ahora Cruzeiro necesitará buscar la clasificación en Brasil.

Boca, que volvió a vivir otra noche épica de Copa Libertadores, reflejó oficio, un estilo de juego equilibrado, donde los 11 jugadores se comprometen a defender y atacar. También se destacó la mitad de cancha, que exhibió una destreza muy alta y estuvo a la altura de un partido tan importante.

Boca sacó la diferencia con el apoyo de su público. Foto: Facebook Conmebol Libertadores.

Cruzeiro, por su parte, intentó salir en transiciones dinámicas, que le permitieran llegan con facilidad al arco de Andrada y el plan funcionó en algunos momentos, donde la oportunidad de gol más destacada de los brasileños llegó en los pies de Robinho, que remató una vez arquero de Boca salió de su valla, definió y en la línea de gol, Barrios, uno de los futbolistas más mimados por la hinchada del “Xeneize”, evitó una conquista.

Los goles de Boca fueron convertidos por Zárate y Pérez. El primero, que llegó luego de una asistencia sensacional, donde el capitán dejó con un pase milimétrico al futbolista que pasó por Vélez frente al arco, definió al segundo palo y anotó la anotación en el minuto 36.

El segundo gol del local lo convirtió Pérez, gracias a un rebote que ganó, impactó el balón como venía y fue imposible de atrapar para Fábio. Esta anotación le entregó mayor calma a Boca y firmó una ventaja muy justa, pues el planteamiento táctico de Schelotto fue casi perfecto.

Zárate es una de las figuras de este Boca, que tiene como objetivo ganar la Copa Libertadores. Foto: Facebook Conmebol Sudamericana.

La polémica del partido fue la expulsión de Dedé, que impactó contra Andrada, lo golpeó de una manera en la cual era imposible evitar el contacto y se pidió el VAR. El veredicto del juez, Aquino, fue contundente: roja directa para el defensa, que se perderá el partido de vuelta.

 

Cabe resaltar que el primer tiempo tuvo un dominio del equipo argentino, que se animó, salió con la convicción de hacer respetar su casa y tener un marcador a su favor. Por otro lado, el club brasileño el segundo tiempo salió a buscar el empate, pero no corrió con la suerte necesaria y se llevó una derrota dura de digerir, que tendrá el reto de remontar y se espera que su hinchada haga del estadio una caldera a todo vapor.

Comentarios