El Consejo Departamental Ambiental de Antioquia (CODEAM), se reunió este jueves para analizar la situación ambiental asociada a los olores ofensivos temporales y las quejas de la comunidad en relación al proceso de estabilización de la Planta de Tratamiento Aguas Claras ubicada en el municipio de Bello, y presentar las medidas y acciones que se implementarán para mitigar esta situación ambiental.

A la reunión asistieron representantes de la Gobernación de Antioquia, en cabeza del señor gobernador, del Área Metropolitana del Valle de Aburrá, Empresas Públicas de Medellín, autoridades ambientales del departamento, entidades públicas, privadas y representantes de la comunidad.

El gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez, manifestó las siguientes conclusiones:

Que los malos olores estaban contemplados dentro de la licencia que el Área Metropolitana le entregó a Empresas Públicas de Medellín, o sea, que dicha entidad está trabajando dentro de la normatividad vigente.

Agregó el mandatario que lo que si falta por confirmar es un estudio de la calidad del aire, para ver que contenidos eventualmente agresivos puedan tener contra la salud de la gente.

Sostuvo Pérez Gutiérrez que por todo esto se ha tomado la decisión de que la Secretaría de Salud de Antioquia, El Área Metropolitana del Valle de Aburrá y Empresas Públicas de Medellín, contratará de inmediato un estudio de la calidad del aire que sale de dicha planta, para conocer si existe alguna sustancia que sea agresiva contra la salud de los habitantes de la zona o de quienes transiten por el lugar.

Anotó además el Gobernador que habrá un informe diario de la calidad del aire que salga de esa planta. Si el contenido del aire es preocupante, se convocará de inmediato otra reunión de este Consejo Departamental Ambiental de Antioquia, pero si el informe de estas mediciones no tiene ningún efecto contra la comunidad, se convocará dicha reunión para el próximo primero de febrero, fecha en la cual se espera haya pasado ya la crisis con los malos olores.

Por su parte, la Secretaría de Salud definió que a raíz de los olores ofensivos que se presentan en la planta de tratamiento de aguas residuales en el municipio de Bello, decidió intensificar las acciones de vigilancia epidemiológica para detectar alguna afectación a la salud pública de todos los ciudadanos que están en las zonas aledañas al proyecto, con el fin de identificar personas con problemas como, irritación de las vías aéreas, dolor de cabeza, náuseas, vómitos, delirios y convulsiones.

El proposito es prevenir cualquier tipo de urgencia que pueda ser provocada por estos olores ofensivos.

En caso de que las mediciones arrojen valores altos que puedan afectar la salud humana se establecerán medidas con sistemas de alcalinización para mitigar el impacto de las concentraciones de emisión e identificando la vigilancia epidemiológica para detectar personas sintomáticas, precisó el médico Alberto Aristizabal Ocampo, director de Factores de Riesgo de la gobernación de Antioquia.

Comentarios