LAVIBRANTE.COM MEDIO DE COMUNICACIÓN

Con Parque Conmemorativo Inflexión, Medellín honra la memoria de 46.612 víctimas de una década de violencia

Desde este viernes, 20 de diciembre, Medellín le dedica a las víctimas de la violencia de décadas recientes la construcción del Parque Conmemorativo Inflexión, ubicado en donde estuvo el edificio Mónaco, en el sector de Santa María de los Ángeles, en El Poblado.

Esta fecha honra la esperanza y las nuevas generaciones que habitan en la capital antioqueña. En ese lugar, que en la historia reciente de la ciudad fue refrente de oscuridad y muerte, hoy emerge otro que representa la voz de quienes tuvieron la palabra, la verdad y la decencia como argumento y no las armas y la ilegalidad como instrumento de poder. Un muro da luz a las 46.612 víctimas de la violencia entre 1983 y 1994 que afectó a la ciudad y al resto del país.

“Los procesos alrededor del mundo nos enseñan que los lugares para hacer memoria deben estar dedicados a quienes sufrieron. Entregamos este espacio para las víctimas, dándoles luz a sus historias y sus memorias”, expresó el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez Zuluaga.

Hablar de inflexión es pensar en un cambio de sentido de un proceso o movimiento, en este caso de un lugar. Esa es la propuesta de este Parque que fue nombrado con ese término.

El momento actual es un punto de quiebre entre lo que fue la ciudad durante los años de dolor, zozobra y muerte, y en lo que se convertirá a partir de ahora.

El derribamiento del edificio Mónaco fue un instante de inflexión en la historia de Medellín y se convirtió en el primer capítulo del homenaje en honor a las víctimas de la violencia.

“Derribar el edificio Mónaco era un símbolo. Más que destrucción fue el inicio de una construcción y de una conversación ciudadana sobre un problema de dimensiones enormes que llama a trabajar sobre una profunda transformación social.  Cayó un edificio que estaba en ruinas y un símbolo de la ilegalidad, y nació este parque que dedicamos a las víctimas y no a los victimarios, a nuestros verdaderos héroes”, dijo Gutiérrez Zuluaga.

La propuesta arquitectónica del Parque contempla tres escenarios:

El primero de los elementos más significativos es el Camino de los héroes y los nueve monolitos que lo cruzan de norte a sur y que llevan grabadas expresiones de los héroes, víctimas o de sus familiares; el segundo es el muro conmemorativo denominado Inflexión, ya que es justamente un punto de quiebre en el cual se encuentran las 46.612 perforaciones que representan las vidas perdidas durante la década en mención; el último momento es el sendero de la resiliencia, el cual recorre el muro en su parte posterior, donde se encuentran relatados los actos de violencia entre 1983 y 1994.

La obra contó con más de 60 personas vinculadas a las actividades constructivas, quienes durante 180 días intervinieron 5.165 metros cuadrados   de espacio público, el cual está compuesto por 1.883 de piso duro y otros 3.282 de suelos blandos.

Esta acción de dedicatoria a las víctimas de la violencia hace parte de Medellín abraza su historia,  iniciativa que nace de una reflexión sobre el pasado reciente y doloroso que vivió la ciudad y los motivos por los cuales la capital antioqueña ha sabido levantarse luego de sus horas más oscuras. Memoria y legalidad son dos palabras que marcan esta alianza liderada por la Administración Municipal y que es acompañada por el sector privado, instituciones y ciudadanos.