Publicidad

Cómo saber si estás deshidratado: identifica estos signos

WhatsApp

La piel seca, los mareos, el cansancio y la poca saliva en la boca son indicativos de que tu cuerpo no tiene la cantidad de agua que necesita. Revertir esta situación te evitará complicaciones de salud.

Sin agua, las células del cuerpo no pueden funcionar. Saber si estás deshidratado te ayudará a prevenir problemas graves; sobre todo, durante las épocas de mayor calor, como el verano.

El agua es esencial para la vida: constituye el 75 % del peso corporal en los bebés y el 50 % en los adultos. Interviene en múltiples funciones de homeostasis, disolviendo y transportando nutrientes y desechos, regulando la temperatura corporal y facilitando reacciones bioquímicas.

La falta de líquidos puede afectar tus niveles de energía y tu estado mental. Los síntomas como la fatiga, los dolores de cabeza, los mareos y la orina oscura te alertan de que necesitas beber más agua.

11 señales de deshidratación que no debes ignorar

La deshidratación se produce cuando las pérdidas de agua del cuerpo superan a las reposiciones. Esta carencia de líquido puede provocar trastornos agudos y crónicos; entre ellos, los siguientes:

  • Golpe de calor.
  • Desequilibrios metabólicos.
  • Afectaciones del estado de ánimo.
  • Deterioro de las funciones cognitivas.
  • Aumento del riesgo de insuficiencia renal.
  • Alteración de los parámetros cardiovasculares, como la presión arterial.

Sin beber agua, los humanos solo pueden sobrevivir unos pocos días.

Identificar los primeros signos de deshidratación te permite tomar medidas inmediatas para evitar complicaciones. Presta atención a estas 11 señales para saber si estás deshidratado.

1. Sed intensa

La sed es el síntoma más notorio de la falta de agua en el cuerpo. Cuando el cerebro identifica que necesitas líquidos, te lo hace saber enviando señales que te estimulen a beber.

Así que si percibes una sed intensa, es muy probable que necesites aumentar tu ingesta de agua. De todos modos, es más importante mantener el consumo de líquidos constante, antes de llegar a experimentar la sensación, pues la señal cerebral se activa cuando ya se instauró el desbalance.

Si es una jornada de temperaturas elevadas o estás realizando ejercicio demandante, toma agua aunque no tengas ganas.

2. Boca seca y pegajosa

La hidratación adecuada ayuda a mantener la integridad de las mucosas, como las del interior de la nariz, de los ojos y de la cavidad oral. Al contrario, cuando el cuerpo no dispone de agua suficiente, trata de retener los líquidos presentes en estas mucosas; por ejemplo, disminuyendo la producción de saliva.

En este sentido, serán señales bucales de deshidratación las siguientes:

  • Mal aliento.
  • Llagas y aftas.
  • Alteración del gusto.
  • Saliva escasa, espesa o pastosa.
  • Dificultad para tragar, masticar y hablar.
  • Ardor o dolor bucal inespecífico y difuso.
  • Mucosas orales secas y agrietadas en los labios, la lengua y el interior de la cavidad oral.

3. Presión arterial baja

La deshidratación afecta la función de los vasos sanguíneos y la regulación de la presión arterial. Si hay menos agua en el cuerpo, menor será la cantidad de líquido circulante dentro de los capilares, las venas, las arterias y las cámaras del corazón.

Cuando el volumen de sangre disminuye, el cuerpo intenta compensarlo mediante diferentes mecanismos. Si estas vías alternativas son insuficientes, el cuadro se vuelve peligroso, con hipotensión severa y shock.

La detección de la presión arterial baja se puede realizar mediante la medición con un tensiómetro. Sin embargo, también hay señales indirectas de ella, como los mareos y la falta de energía.

La presión arterial baja es un signo de deshidratación grave y puede ser peligrosa.

4. Fatiga

Sentirse más cansado de lo habitual puede ser una señal de deshidratación. No tener suficiente líquido en el cuerpo afecta los ciclos de sueño y vigilia.

La hidratación deficiente puede aumentar la somnolencia, el cansancio, la debilidad y el deseo de dormir. Además, disminuye la fuerza general y reduce el estado de alerta, por lo que aparecen episodios de confusión.

Si te sientes muy fatigado o sin la energía habitual en un día de calor, es posible que necesites aumentar tu consumo de líquidos.

5. Orina de color oscuro y en poca cantidad

Prestar atención a la cantidad y el color de tu orina es una manera práctica de saber si estás deshidratado. Cuando no bebes suficientes líquidos, las micciones suelen ser menos frecuentes y más oscuras.

El color normal de la orina es amarillo pálido o claro. En caso de no ingerir suficiente agua, el organismo tenderá a retener líquidos para ahorrar. Ello concentrará los desechos que deberían expulsarse a través de los riñones.

El resultado es una orina que se ve más oscura. En general, el tono es marrón. Si la deshidratación es extrema, también aparecerá turbidez por las sustancias en suspensión que no se diluyen lo suficiente.

6. Piel seca

La pérdida de elasticidad en la piel es un signo evidente para saber si estás deshidratado. De hecho, los médicos suelen realizar la prueba de turgencia cutánea o del pellizco para evaluar la hidratación de una persona.

Esta prueba es muy simple de realizar. Consiste en pellizcar con suavidad un pliegue del dorso de la mano o del abdomen y liberar el pellizco al cabo de 3 segundos. Luego, se observa cuánto tiempo tarda en regresar la piel a su posición normal:

  • Una piel bien hidratada recupera su forma de inmediato.
  • Si la piel permanece levantada y tarda en retornar a la turgencia original, podría indicar deshidratación.

La piel seca también puede ser un signo de muchas otras afecciones de salud. Además de ser una condición frecuente entre los adultos mayores. Por eso es importante obtener un diagnóstico médico correcto.

7. Dolores de cabeza

Experimentar dolores de cabeza puede ser signo de falta de líquidos. Algunas personas son más propensas que otras a las jaquecas relacionadas con la deshidratación.

Las causas exactas de la relación todavía no están comprendidas por completo. Se cree que la reducción de los líquidos alrededor del cerebro da lugar a una forma de deshidratación localizada en el encéfalo.

Por otro lado, esa menor presencia de agua limitaría la capacidad del sistema nervioso para eliminar toxinas. Finalmente, el agotamiento de líquidos también podría provocar la dilatación de los vasos sanguíneos en el cerebro, contribuyendo a las migrañas.

Hay que considerar que la falta de agua, a menudo, agrava condiciones médicas subyacentes. Los dolores de cabeza podrían ser respuestas o síntomas de otras enfermedades que se desequilibran por la deshidratación.

Ahora bien, más allá del origen del síntoma, se ha demostrado que aumentar la ingesta de agua ayuda a reducir la migraña. Por lo que la correcta hidratación es una forma de prevenir las jaquecas.

8. Aturdimiento y mareos

Ya que la falta de agua afecta la tensión arterial y la función cerebral, la deshidratación te puede hacer sentir mareado y confundido. En especial, cuando te levantas rápidamente.

Este síntoma se conoce con el nombre de hipotensión ortostática, que es una bajada brusca en la presión arterial al ponerse de pie. Ello limita la llegada de sangre al encéfalo.

Uno de los riesgos asociados a esta situación son los desmayos con caídas. Entre los adultos mayores, más de un tercio de las caídas se registran en personas que se encuentran deshidratadas.

9. Palpitaciones

La falta de líquidos impacta en el corazón. Cuando hay deshidratación, la menor presión arterial obliga al músculo cardíaco a latir con más velocidad, para sostener la llegada de la circulación sanguínea a todos los tejidos.

Además, la hipohidratación puede afectar la función cardíaca y de los vasos sanguíneos, con mayor riesgo entre quienes realizan ejercicio físico intenso en climas cálidos. A pesar de haber más latidos, la cantidad total de sangre que el corazón bombea por minuto es menor.

El incremento de la frecuencia cardíaca se sentirá bajo la forma de palpitaciones. A veces, dichas palpitaciones son irregulares, lo que podría derivar en arritmias.

10. Problemas de concentración y mal humor

La deshidratación afecta al cerebro y no solo genera jaquecas. También se reduce tu capacidad para prestar atención.

Algunos estudios científicos han demostrado que la falta de líquidos perjudica la memoria a corto plazo. A la par, se compromete la concentración y podrían registrarse cambios en el estado de ánimo.

11. Calambres musculares

Los calambres musculares, sobre todo durante la práctica del ejercicio, pueden estar causados por una excesiva pérdida de líquidos. La falta de agua y de electrolitos no abastece suficiente la función muscular y las fibras se contraen, pero no pueden relajarse.

En atletas que sufren los calambres a repetición, la reincidencia puede derivar en daño notorio. Los músculos afectados reducen su volumen y su masa con el tiempo.