PUBLICIDAD

Comisión de Verdad ve con optimismo posibilidad de que se negocie con ELN

presidente electo Gustavo Petro saluda a los comisionados y al presidente de la Comisión de la Verdad, el padre Francisco de Roux

El presidente de la Comisión de la Verdad, el padre Francisco de Roux, aseguró este martes, al presentar el informe final de esta institución, que la elección de Gustavo Petro como nuevo presidente de Colombia es un signo positivo para la paz.

El jesuita De Roux, que ha dirigido todo el proceso de la Comisión de la Verdad, subrayó que puntos como «la elección de Gustavo Petro muestra que vamos a ir más allá en la paz, hasta que amemos la vida como lo hemos cantado en los territorios».

También se refirió a la implementación de la paz del actual presidente, Iván Duque, que no acudió al acto, y sus «planes de desarrollo con enfoque territorial (PDET)», aludiendo que a pesar de limitarse a «proyectos demostrativos validados sí por la Misión de Verificación de la ONU» también han contribuido a la paz.

«Tenemos confianza que Gustavo Petro y (la vicepresidenta electa) Francia Márquez (…) incorporarán las conversaciones (del informe) en el diálogo político e institucional para hacer los cambios necesarios», dijo el presidente de la Comisión.

Tanto Petro como Márquez asistieron este martes a la presentación del informe en un acto en el Teatro Jorge Eliécer Gaitán de Bogotá, en el que estuvo ausente el presidente Duque, que se encuentra de visita en Portugal y delegó su representación en el ministro del Interior, Daniel Palacios.

De Roux enfatizó que se invitó a Duque y también quisieron que fuera el primero en recibir el informe, pero finalmente no pudo estar presente.

La Comisión de la Verdad, que comenzó su andadura el noviembre de 2018 y acaba su mandato el próximo 29 de agosto, ha recogido los testimonios de más de 30.000 personas y presenta hoy dos de los capítulos de su informe, el de hallazgos y recomendaciones y el volumen testimonial con algunos de los testimonios recopilados.

«Lo ganado con el Acuerdo de Paz de noviembre de 2016 es una realidad. El pueblo conoció en 2017 el año más tranquilo vivido en medio siglo, lo que significa la paz y no va a renunciar a ella», enfatizó De Roux.

El padre aseguró que su misión en estos tres años y medio fue la de esclarecer «la verdad de este conflicto armado de más de seis décadas, dignificar a las víctimas, alcanzar el reconocimiento voluntario por parte de los responsables, favorecer la convivencia en los territorios y formular propuestas viables para la no repetición».

El nuevo gobierno colombiano será el encargado de implementar las recomendaciones que salen de este informe y seguir las decisiones que lleven por la senda de reconciliación y no repetición que pretende la Comisión de la Verdad. EFE

EFE

LaVibrante.Com