Este proceso de chatarrización se llevará a cabo con los buses de las Fases I y II del sistema de transporte masivo que llevan mayor tiempo en las vías.

Son más de 1.200 buses que desaparecerán en este proceso a medida que van ingresando los nuevos articulados, además, cabe recalcar que no tiene ningún costo para la ciudad, ni para los ciudadanos, puesto que la desintegradora asume este valor de acuerdo con el peso del vehículo.

Primero pasan por una retroexcavadora, luego por una compactadora y por último, son fundidos en un horno a 1.250 grados. Sus residuos son ajustados a una composición química para así obtener el acero de estos y convertirlos en alambres, materiales de construcción y varillas.

A partir del domingo 16 de junio comenzará la chatarrización de forma masiva, en el momento que terminen su último recorrido con pasajeros se encontrarán en el patio taller de El Tunal, allì en caravana se van a dirigir hacia la siderúrgica en Tocancipá para ser convertidos en chatarra.

Este mismo día entrarán en el portal El Tunal 336 buses nuevos, 202 articulados y 134 biarticulados de los 1.441 que ingresarán al sistema los cuales cuentan con tecnologías de bajas emisiones que colaboran con el medio ambiente.

741 vehículos serán a gas natural con estándar Euro VI y 700 serán a diésel con filtro con estándar Euro V.

Comentarios