PUBLICIDAD

@carlosecaicedo cuestiona negativa presidencial para toque de queda y ley seca en el Magdalena

carlos-caicedo-lv

El Gobernador del Magdalena, Carlos Caicedo, cuestionó la decisión del Gobierno Nacional de no avalar la ley seca y el toque de queda para este puente festivo en el departamento, cuando se celebra el Día del Padre.

El mandatario, a través del Secretario del Interior, José Humberto Torres, había solicitado la declaratoria de estas medidas a partir de las 00:00 horas del sábado hasta las 4:00 am del martes, en la búsqueda de una sana convivencia y evitar riñas y altercados que históricamente suceden durante la celebración, por el excesivo consumo de licor.

Considera contradictorio el hecho de que el Gobierno Nacional prohiba el consumo pero no la venta de licor, lo que a su juicio es como ponerle “una vela a Dios y otra al diablo”.

La Administración Departamental se pronunció en ese sentido, a través del siguiente comunicado:

El Gobernador del Magdalena Carlos Caicedo lamentó hoy que el Ministerio del Interior no haya dado su anuencia para la expedición del Decreto departamental que prohibía la compra, venta, expendio y distribución de bebidas alcohólicas y embriagantes en todo el departamento. Como se recordará, el día anterior, a través del Secretario del Interior, la Gobernación envió al Ministerio el proyecto de Decreto en el que, además de la prohibición de la venta de licores embriagantes, se establecía la medida de toque de queda durante todo el fin de semana.

Pese a que nuestro proyecto de Decreto se funda en los criterios de necesidad, racionalidad, proporcionalidad y finalidad el centralismo sigue de espaldas a la realidad, desconociendo que las reglas de la experiencia enseñan que el consumo de bebidas alcohólicas y embriagantes aumenta en días conmemorativos como el del próximo 21 de junio, celebraciones en las que es frecuente que durante la interacción social se presenten fenómenos como altercados, agresión física y/o violencia intrafamiliar que tienen como resultado lesiones personales y en el peor de los casos homicidios, situación que obliga la

intervención preventiva de las autoridades a fin de preservar el orden, la seguridad, la convivencia y en especial la vida e integridad física de las personas.

Para el Gobernador, es incompresible que para oponerse a la expedición del decreto departamental el Ministerio del Interior argumente razones de autonomía territorial de los Alcaldes y por otro lado proceda a desconocer la autonomía del gobierno departamental imponiéndonos, exigiéndonos, la aplicación de marea preferente de normas nacionales como la contenida en el artículo 10 del Decreto 749 de 2020 que por un lado prohíbe el consumo de bebidas embriagantes y por el otro permite y facilita su venta, lo que es tanto como “poner una vela a dios y otra al diablo”, agregó.

El Gobernador reiteró que no es un buen mensaje para nuestro Estado Social de Derecho que se continúe con la desafortunada práctica de favorecer los intereses privados en detrimento del interés general, la sana convivencia y la salud de las personas.

Ojala al final de esta celebración no tengamos que lamentar desgracias que bien pudieron evitarse.