LAVIBRANTE.COM MEDIO DE COMUNICACIÓN

Capturados dos presuntos cabecillas del EPL en Cúcuta

Miembros del grupo Gaula y de inteligencia de la Policía Metropolitana de Cúcuta afectaron la estructura urbana del frente Víctor Ramón Navarro Serrano de Los Pelusos.

Fueron seis días que tardaron las autoridades para capturar a cuatro personas que intentaron imponer terror y miedo en Cúcuta en medio del anunciado paro armado de esa organización criminal.

Luego de la quema de la buseta de servicio público, en la avenida 6 con calle 3 de la urbanización Las Coralinas de la ciudadela Juan Atalaya, en la que los autores del hecho dejaron grafitis alusivos al Epl, la madrugada del miércoles 12 de febrero, la reacción de la Policía empezó a dar resultados rápidamente.

A las 10:30 de la noche del mismo miércoles, la Policía capturó en flagrancia al cucuteño Marlon Yamid Vergel Bedoya, quien portaba un revólver calibre 38 junto a un taxi que se habían robado y que dejaron atravesado en la vía a El Zulia, sobre el corregimiento Urimaco, con un grafiti alusivo a Los Pelusos.

En ese momento, el coronel José Luis Palomino López, comandante de la Policía Metropolitana, aseguró que el detenido les entregó una moto a los ladrones del taxi para que huyeran del lugar tras dejar el vehículo atravesado en la vía.

Una fuente judicial aseguró que el jueves 13 de febrero fue arrestado un venezolano que también está vinculado con esta estructura criminal, en medio de las acciones del paro armado.

Los cabecillas

En el avance de las investigaciones, la Policía adelantó dos allanamientos simultáneos en dos casas ubicadas en el barrio Nuevo Horizonte, a tres cuadras de donde fue quemada la buseta, donde fueron capturados Jhon Jaime Chacón Alarcón, alias Jota y Cristo Humberto Rojas Pérez, el Flaco, quienes presuntamente son cabecillas de Los Pelusos.

Según las autoridades, Jota fungía como cabecilla militar en Cúcuta, encargado de coordinar los ataques que planeó esta organización.

La Policía lo señala como el responsable de la quema de la buseta y autor del robo del taxi.

Entre tanto, Rojas, al parecer, era el cabecilla financiero, encargado de cometer extorsiones a los gremios de transportadores y mineros, con el fin de obtener recursos para cometer los hechos delictivos en la ciudad.

Con estas capturas la Policía frustró -dijo- los posibles ataques que estos hombres iban a cometer por órdenes recibidas desde el Catatumbo.

Según se conoció, los detenidos llevaban menos de dos meses radicados en la capital nortesantandereana, por lo que estaban intentando expandir su accionar criminal.

Incautaciones

En medio de los operativos de las capturas, la Policía se incautó de un mortero artesanal, dos granadas de mortero, tres granadas de mano, una escopeta y dos cartuchos calibre 16 milímetros.

Además de dos estopines eléctricos, un chaleco, una hamaca, un toldillo, 300 boletas de propaganda alusiva a Los Pelusos y 120 dosis de marihuana, entre otras.