PUBLICIDAD

Brasil con 2-0 le dan el triunfo ante Serbia

GR4342. LUSAIL (CATAR), 24/11/2022.- Vanja Milinkovic Savic de Serbia salta por el balón hoy, en un partido de la fase de grupos del Mundial de Fútbol Qatar 2022 entre Brasil y Serbia en el estadio Lusail en Lusail (Catar). EFE/ Juan Ignacio Roncoroni

Serbia, para no pocos una de las ‘tapadas’ del Mundial de fútbol de Qatar 2022, arrancó el torneo por naciones más importante del planeta con derrota ante Brasil, la única pentacampeona del torneo, que la doblegó por dos goles a cero en partido disputado este jueves en el estadio de Lusail.

Dos tantos de Richarlison, el segundo un auténtico golazo, pusieron fin al sueño serbio de amargarle el debut al equipo de Tite, en un partido en el que los balcánicos aguantaron la primera parte, pero se desinflaron en la reanudación.

Cinco veces se habían enfrentado en Mundiales, con dos victorias brasileñas y dos empates; y de sus veinte choques en total, la balanza se inclinaba claramente (con 11 triunfos y dos derrotas en 20 partidos) a favor de la Canarinha, que sólo había perdido su primer partido en un Mundial allá por 1934 y que elevaba a 27 su número de partidos invicta en una fase de grupos mundialista.

Desde que Noruega la sorprendiese (1-2) en el de Francia’98 -en el que cayó en la final ante la anfitriona, liderada por Zinedine Zidane- nadie ha vuelto a derrotar a Brasil en una fase de grupos de un Mundial. Y este viernes las estadísticas, que están para romperse, no se quebraron. Ya son 28 encuentros sin perder y el cara a cara entre serbios y brasileños se elevó a 12-2 (3-1 en el torneo) a favor de los suramericanos. Que, después de una primera parte floja, se acostaron con su condición de favoritos intacta.

Formó Serbia con varios ‘españoles’, seis que juegan en LaLiga y otros dos, los hermanos Milinkovic-Savic, que juegan en Italia, pero nacieron en España: Sergei -centrocampista de la Lazio- y Vanja -portero del Torino-. Su padre, Nikola Milinkovic, jugó, entre otros, en el Lleida y en el Ourense; y en esas dos localidades nacieron sus hijos. Sergei (27 años), el mayor, en la citada localidad catalana; y Vanja, un guardameta de dos metros y dos centímetros, en la gallega.

GR4400. LUSAIL (CATAR), 24/11/2022.- Thiago Silva (i) de Brasil disputa un balón con Dusan Vlahovic de Serbia hoy, en un partido de la fase de grupos del Mundial de Fútbol Qatar 2022 entre Brasil y Serbia en el estadio Lusail en Lusail (Catar). EFE/ Juan Ignacio Roncoroni

En el equipo titular de Dragan Stojkovic no figuró el artillero de la Juventus Dusan Vlahovic; con Aleksandar Mitrovic (que lleva 13 goles con el Fulham inglés en lo que va de temporada), que sumó su septuagésimo primer partido como internacional, como hombre más adelantado.

Sí estaba en el ‘once’ titular serbio que cayó ante la pentacampeona el sevillista Nemanja Gudelj, que vio una amarilla al frenar de forma antirreglamentaria a Neymar al principio de la segunda mitad. En el banquillo, otros cinco que juegan en España: los dos porteros reservas, Marko Dimitrovic (Sevilla) y Predrag Rajkovic (Mallorca), así como los dos jugadores del Getafe, el zaguero Stefan Mitrovic y el centrocampista Nemanja Maksimovic; y Srdjan Babic, defensa del Almería.

Vanja Milinkovic-Savic, desbarató, merced a su poderosa envergadura y lanzándose a los pies del madridista Vinicius -tras un formidable pase al hueco del veterano Thiago Silva, 110 veces internacional este jueves- la ocasion más clara de Brasil en la primera parte, en el minuto 28. En la que Brasil dominó, pero sin contundencia. Y Serbia, de menos a más y bien plantada sobre el terreno de juego del estadio de Lusail -cerca del circuito que alberga desde principios de siglo pruebas del Mundial de motociclismo y en el que el año pasado debutó la F1-, llegó al descanso con empate sin goles. Con el buenhacer de Tadic, una de las estrellas del Ajax, que sumó su partido 92 con su selección.

Ahí se agotaron las esperanzas de Serbia, ‘heredera’ en las estadísticas de los números que dejó la extinta Yugoslavia, en primera instancia; y Serbia y Montenegro, después. Pero para números, los de Brasil. Tras el de este viernes aumentó sus plusmarcas de partidos ganados (74) y goles marcados (231) en Mundiales. Sin brillar en exceso. Pero imponiéndose con absoluta claridad.

Nada más arrancar la segunda mitad, el barcelonista Raphinha, solo, chocó contra el muro del gigante cancerbero serbio. Y Neymar no atinó, poco después, al ejecutar el libre directo consiguiente a la amarilla que vio el sevillista Gudelj. Sustituido poco después por Ivan Ilic.

De nuevo se fue abriendo Serbia y un corner de Tadic puso en aprietos, al filo del cuarto de hora del segundo acto, a la zaga de Brasil, que reaccionó inmediatamente con un tiro al palo de Alex Sandro. Hasta que Richarlison, abrió la lata tras aprovechar, en el minuto 62, un rechace de Milinkovic a tiro de Vinicius.

Stojkovic reaccionó de inmediato dando entrada a Vlahovic, una de las estrellas del Juventus italiano. Pero el delantero del Tottenham inglés añadió otro más -el decimonoveno como internacional-, preciosos, de ‘chilena’, en el 73. Y con ello sentenció el encuentro.

En el otro partido del grupo, Suiza derrotó por 1-0 a Camerún. Selección a la que deberá derrotar Serbia en su próximo partido, el próximo lunes, si realmente quiere seguir manteniendo vivas sus aspiraciones de ser, realmente, la ‘tapada’ de este Mundial.

EFE

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com