PUBLICIDAD

Avance hacia la vacuna contra el Covid-19, la esperanza americana con 5 millones de casos

La industria farmacéutica sigue en su lucha sin tregua contra el coronavirus SARS-CoV-2 y ha dado un paso trascendental en medio de una pandemia que ya deja en el continente americano una huella de 5.136.705 casos y 247.129 muertes, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El anuncio hecho por Pfizer y BioNTech, según el cual se lograron resultados positivos en sus ensayos iniciales en humanos con la vacuna para el patógeno causante de la enfermedad de la Covid-19, brinda algo de esperanza, sobre todo en una América que sigue recibiendo gravísimos impactos en su economía, fruto de las necesarias cuarentenas dictaminadas como medidas de protección.

La noticia de estos avances del sector farmacéutico llegó incluso a los oídos de los inversores de Wall Street y fue una de las responsables del cierre al alza un 0,95% hasta los 10.154,63 puntos del índice Nasdaq, por las posibilidades que ven estos de más reapertura económica tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo.

América, y más urgentemente América Latina, necesita buenos anuncios en el medio de esta “guerra”, ya que su “muro económico” se está cayendo a pedazos por todos lados: los empleos están siendo arrasados por millones, mes a mes, y la infraestructura industrial está colapsando.

Récord de desempleo en Latinoamérica

El colapso ha llegado a la zona más sensible de la región: el empleo. Según reveló este miércoles el director de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para América Latina y el Caribe, Vinicios Pinhero, la pandemia ha dejado en Latinoamérica y el Caribe un récord histórico de 41 millones de desocupados, agravado además por los altos niveles de informalidad que han impedido que las medidas de protección adoptadas por sus Gobiernos funcionen.

El sector turístico, por ejemplo, es uno de los más afectados. Esta actividad, que supone un 25% del PIB de doce países de la región, podría caer estrepitosamente, según un informe divulgado este miércoles por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

La entidad financiera prevé tres escenarios distintos para 2020: en el más positivo, el sector turístico caería alrededor de un 43,8% respecto al año anterior, seguido de uno intermedio que supondría un decrecimiento del 56,3% y un tercero más pesimista que augura un bloqueo total hasta el último trimestre del año, lo que supondría un descenso del 68,8% de la actividad.

Estas previsiones contrastan con los esfuerzos que los países del Caribe hacen para recuperar su espacio. Por ejemplo, desde hoy, los hoteles y aeropuertos de República Dominicana empezaron a recibir visitantes, unos pocos turistas locales y extranjeros, después de tres meses de cierre de un sector del que dependen un 8% del PIB y 300.000 empleos directos.

El nuevo protocolo turístico limita a un 30% la ocupación en los hoteles de más de 500 habitaciones durante julio, la aumenta a un 50 % en agosto y a un 75 % a partir de diciembre, a la vez que deja a los adultos la opción de colocarse tapabocas en las playas y las desaconseja para los niños.