PUBLICIDAD

Aunque usted no lo crea, en Barranquilla tenemos bosques urbanos

¿Un bosque en Barranquilla? Suena raro. Y, para quienes no lo saben, sonará más raro aún saber que no tenemos 1, que tenemos 4 y que próximamente serán 5.

A propósito de la conmemoración del Día Internacional de los Bosques Tropicales, este mes de junio, impulsada por la ONU y otras organizaciones, es bueno saber que en Barranquilla ya se han construido 4 bosques urbanos, que son casi 16 hectáreas de espacios destinados exclusivamente al desarrollo de 15.714 árboles, en su gran mayoría de especies de bosque seco tropical y otras especies ya adaptadas a la región.

Si usted se da un paseo por esos bosques urbanos encontrará árboles de bonga, lluvia de oro, ceiba blanca, caucho morado, alistonias y mangle plateado, que son algunas de las 12 especies que fueron sembradas en esas 16 hectáreas.

Y, si usted se pregunta dónde están esos bosques, que no los ha visto, aquí le contamos que entre Villas de San Pablo y Caribe Verde tenemos uno que se llama Hogar Caribe, con 3 hectáreas y 17 especies diferentes. En Campo Alegre está el segundo, con 5.4 hectáreas de robles morados. En el barrio El Pueblo (EDAR Suroccidente), el tercero con 4.8 hectáreas y 12 especies. Y en Ciudad Caribe, 2.3 hectáreas con 11 especies arbóreas que conforman nuestro cuarto bosque urbano.

Pero aquí viene lo mejor: nuestro quinto bosque urbano está proyectado en Miramar, en el noroccidente de la ciudad, y permitirá disfrutar próximamente de, al menos, 30 hectáreas verdes dentro del perímetro metropolitano. Tendrá pista de ciclomontañismo y senderismo porque será el primer escenario que va a construir la ciudad con miras a los Juegos Panamericanos Barranquilla 2027, el evento deportivo más importante que tendrá Colombia en la década. Además de ser escenario para esta competencia deportiva internacional, los particulares podrán practicar ciclismo de montaña rodeados de la riqueza cultural que tiene nuestra ciudad. Y en el bosque urbano podrán encontrar desde zonas para pícnics y reuniones hasta una pista para practicar ciclismo con los más altos estándares para competiciones profesionales, sin salir de Barranquilla.

El bosque urbano de Miramar es uno de los 7 proyectos emblemáticos de Barranquilla 2100, una ambiciosa visión de ciudad que lidera el alcalde Jaime Pumarejo Heins, estructurada como un sueño colectivo por actores sociales, gremiales, académicos y gubernamentales. Y desde enero de 2020, al asumir la Alcaldía, en su discurso de posesión Pumarejo anunció su compromiso de trabajar en bosques urbanos “para mitigar la contaminación y los efectos del cambio climático”, y “la siembra de árboles para consolidar el proceso para ser la primera biodiverciudad del país”.

¿Para qué sirven estos bosques?

Los bosques urbanos funcionan como pulmones de oxígeno dentro de la ciudad, generando múltiples beneficios similares a los de las áreas forestales, aunque es innegable que presentan una serie de condiciones y características diferentes. Las grandes zonas urbanas donde hay gran cantidad de árboles tiene beneficios como conectores de avifauna, fauna, reducción de dióxido de carbono (CO2), además de ayudar a la disminución de la temperatura. Las ciudades que tienen bosques urbanos apuntan a convertirse en sostenibles en el tiempo.

Los bosques urbanos hacen parte de la huella verde que está cultivando Barranquilla para ser una biodiverciudad. A la par con la infraestructura urbana, que corresponde al crecimiento de ciudad, se están generando pulmones para respirar y vivir mejor. Como dice el alcalde Pumarejo, “en Barranquilla no solo tenemos carnaval, el bordillo y los parques, sino que también tenemos naturaleza, que la tenemos que cuidar y preservar porque a futuro ese puede ser nuestro gran jalonador de empleo y será orgullo de ciudad”.

Bosque seco tropical

“Estos espacios tienen diferentes especies como bosque seco tropical, adaptadas al clima de la región, pensando en poder crear pulmones dentro de la ciudad, que permitan la mitigación de la contaminación del aire y a la comunidad contar con espacios donde poder desarrollar actividades al aire libre. Estos árboles generan sombra y permiten hacer picnic y actividades de senderismo, aparte de la recuperación de la flora y la fauna”, explica la gerente del programa Siembra Barranquilla, Katya Navarro.

Barranquilla es la única ciudad en Colombia con un programa institucional establecido a largo plazo para gestión de la arborización urbana y la recuperación de las zonas verdes de la ciudad, razón por la cual ha sido reconocida en 2 ocasiones por la FAO y Arbor Day Foundation al entrar en la primera lista de las Ciudades Árbol del Mundo (Tree Cities of the world).

La región Caribe es la que tiene mayor cobertura de bosque seco tropical en la actualidad. El bosque seco tropical (BST) se define como una formación vegetal que presenta una cobertura boscosa continua y que se distribuye entre los 0-1000 metros de altitud. Presenta temperaturas superiores a los 24ºC (piso térmico cálido) y precipitaciones entre los 700 y 2000 milímetros anuales, con uno o dos periodos marcados de sequía al año (IAvH 1998).

La vegetación de los bosques urbanos se caracteriza por ser especies adaptadas a un medio seco, correspondiente a formaciones secas tropicales. Estos ecosistemas se caracterizan por la diversidad de especies de fauna y flora con distintos tipos de adaptación a su medio ambiente, debido en particular a que están expuestas a regímenes de grave sequía y temperaturas extremas.

LaVibrante.Com