Asesinato de chilena tiene detrás una gran mente criminal

A Ilse Amory Ojeda la asesinaron cruelmente. Sus restos fueron incinerados y quedaron esparcidos en tres puntos de la vereda Portachuelo en Rionegro, Santander.

Este martes Medicina Legal confirmó que el cuerpo hallado corresponde a la ciudadana chilena que había llegado a Colombia el 5 de marzo del 2019 tras dejar en su país su carrera en las fuerzas armadas y cautivada por el amor que sentía por un hombre 23 años menor que ella.

Su familia le insistió que la relación con un joven menor no le traería nada bueno, pero la chilena aseguraba que con Juan Guillermo Valderrama Amézquita, de 28 años, la pasaba bien. Él es, hoy, señalado por las autoridades como autor del crimen.

La propia hermana de Ilse, Alejandra Ojeda, contó que desde el primer momento cuando conoció de su existencia le causó desconfianza. “Le lavaba el cerebro, le decía que nadie la quería, que nadie iba a estar con ella. ‘Aquí el único que te ama soy yo'”, manifestó la mujer sobre el comportamiento del hombre con la exsargento chilena.

Alejandra Ojeda agregó que todos esos maltratos constantes le habrían hecho pensar a Ilse que en realidad estaba sola, pero era parte de “un plan completo”.

Valderrama, un expolicía colombiano, conoció a Ilse en el 2016 cuando trabajaba de mesero en un Club de Carabineros en Santiago de Chile. El santandereano, nacido en Charalá, se presentaba como un hombre encantador, tal como lo presume en sus redes sociales, donde se muestra como un joven sonriente y galán.

Este hombre pasó las últimas semanas pegando fotocopias con el rostro de su pareja  en Bucaramanga. El colombiano siempre fue decidido con la versión que le entregaba a las autoridades y medios de comunicación sobre cómo había perdido el rastro de la chilena.

Sin embargo, las autoridades unieron serias pistas para demostrar que la versión entregada por Valderrama sería falsa y que, al parecer, él es el responsable de la brutal muerte de Ilse Amory Ojeda.

En las pesquisas de las autoridades se hallaron inconsistencias en las declaraciones entregadas por Valderrama, especialmente en lo que se refiere a la fecha de desaparición de la exsargento chilena, pero fue una llamada la que desenmascaró el macabro asesinato.

Una de las hipótesis de las autoridades es que detrás del crimen, al parecer, estaría la ambición de Valderrama por quedarse con los cerca de 100 millones de pesos con los cuales Ilse llegó desde Chile. También con el seguro de vida -por el mismo valor- del cual el joven era beneficiario en caso de que la mujer falleciera.

Para Belisario Valbuena, perfilador criminal, el móvil de este crimen es económico, pues es evidente la explotación de Valderrama hacia Ojeda.

En el caso de Valderrama, el especialista indicó que es un sujeto que empieza su accionar criminal como estafador en serie, en busca de mujeres que en su forma de ver pueden ser vulnerables. De esta manera, el sujeto ‘caza’ a señoras mayores que él, separadas, preferiblemente en otro país, seduciéndolas con historias ficticias.

Según la defensa, hace varios años Valderrama estuvo en un accidente de tránsito que lo mantuvo en estado de coma durante un largo tiempo y esto habría generado afectaciones psicológicas en él.