PUBLICIDAD

 Alvaro López, un acordeonero que habla con el acordeón

Santa Marta vio nacer a Álvaro López un 22 de agosto de 1958, al hijo del quinto rey vallenato Miguel López Gutiérrez.  Como le dicen en su casa “Alvarito”, sigue los paso de su padre que siempre fue su gran maestro en el arte de tocar el acordeón. Desde los 14 años eligió a estudiar con mayor seriedad el acordeón y comienza a ver, escuchar e interpretar a su tío Elberto “El Debe” López, a su padre, a su primo Navín, a su otro tío, Pablo López, para nutrirse del folclor vallenato.
Sobrio, humilde, tímido y serio, Álvaro López comienza su senda triunfal cuando por primera vez en el Festival de la Leyenda Vallenata de Valledupar en el año de 1976 se corona como Rey Aficionado y tres años más tarde en 1979 el triunfo que repite. Pero el quería más y calladamente comenzó a estudiar más los secretos del acordeón y sin el favoritismo de otros acordeoneros se corona Rey Vallenato en 1992, en las bodas de oro del Festival de La Leyenda Vallenata de Valledupar.
Luego de sus triunfos en el festival, las páginas más importantes de su historia las ha escrito al lado del cantantes vallenatos como; Jorge Oñate, con quien ganó varios Congos de Oro en el Carnaval de Barranquilla. Es compositor, pero sus obras permanecen inéditas. fue acordeonero de Rafael Santos, hijo de Diomedes Díaz con quien ganó otro Congo de Oro y acompañó a Diomedez Díaz hasta su último toque en Barranquilla.
Alvaro López viene siendo como la cuarta generación de su respetable dinastía, ¿Piensa que el legado de su familia está en buenas manos con una quinta generación?
Desde que muy joven yo aprendí todo de mi familia, nosotros como dinastía siempre nos hemos preocupado por respetar los parámetros de este folclor y nosotros como la penúltima generación le estamos enseñando a nuestros hijos lo digno de nuestra música. Está bien que se le imprima modernidad al vallenato por su juventud pero los que vienen detrás de nosotros saben de la responsabilidad que tienen de conservar nuestro apellido en alto.
Este merecido homenaje para usted y su familia era ya justo, ¿Cómo se siente al ser reconocido en el festival más grande del folclor vallenato?
Nosotros estamos muy felices desde siempre los López le hemos aportado mucho al vallenato, lo sentimos como nuestro, amamos este folclor y agradecemos que nos tuvieran en cuenta para ser homenajeados.
La Dinastía López tuvo un acto de humildad y gallardía a ceder el turno el año pasado para realzar la vida y obra de Dimomedes Díaz ante su muerte intempestiva del “Cacique de la junta”, cuando el homenaje era para ustedes en la versión 47, ¿Son esas clase de actos que los llevan a ustedes a que su seguidores lo quieran más?
Lo hicimos con mucho cariño y respeto. Pensamos que no era justo que nos homenajearan a nosotros cuando el cantante más grande de este folcor había muerto recientemente, además que yo era su acordeonero. Nos reunimos y acordamos que sería lo ideal. El pueblo quiere a los López por lo que le dimos, le damos y le daremos a esta música, somo respetuosos de este bello folclor y siempre amaremos el vallenato por siempre.
 
Por: Alexander Lewis Delgado.