Publicidad

Alarmantes niveles de deudas no pagadas persisten entre los colombianos; el Banco de la República advierte sobre microcréditos

WhatsApp

El Informe de Estabilidad Financiera presentado por el Banco de la República reveló que las deudas morosas de los colombianos continúan en niveles preocupantes, con una especial alerta sobre los microcréditos.

Según el reporte, los niveles de deuda morosa se mantienen por encima de los promedios históricos, aunque han mostrado una ligera disminución en los últimos meses. El gerente del Banco de la República, Leonardo Villar, junto con Carlos Andres Quicazán, director del Departamento de Estabilidad Financiera, destacaron que este comportamiento responde a la elevada toma de riesgos por parte de entidades financieras durante el 2022, así como a la desaceleración económica y cambios en las políticas de información crediticia como el ‘Borrón y cuenta nueva’.

La cartera vencida, que incluye créditos con más de 30 días de mora, continuó expandiéndose, alcanzando los $37,5 billones a finales de 2023. Esta situación se explica por el aumento en los créditos de microcrédito, consumo, vivienda y comercial, con tasas de crecimiento anual real del 55,3 %, 32,3 %, 27 % y 16,3 % respectivamente.

A pesar de la expansión de la cartera vencida, el informe señaló una tendencia a la baja durante este año, atribuida a mayores estándares de otorgamiento de créditos por parte de las entidades financieras en 2023.

El Banco de la República también emitió una alerta específica sobre la cartera vencida de los microcréditos, que ha alcanzado niveles históricos máximos. Esta situación es relevante dado que el saldo total de la cartera bruta de microcréditos continúa aumentando a pesar de los mayores incumplimientos reportados.

Además, el informe destacó que algunas entidades financieras han tenido que recurrir a provisiones adicionales debido al deterioro en la calidad crediticia. Por otro lado, los indicadores de endeudamiento y carga financiera de los hogares han mostrado una tendencia a la baja, mientras que el nivel de ahorro ha comenzado a recuperarse tras la caída observada durante el periodo pospandemia.